domingo, 21 de agosto de 2016

LAS INMIGRANTES ESPAÑOLAS Y LA MALA VIDA (1890-1914)



Louro de Ortiz, Amalia A., "Las inmigrantes españolas y la mala vida (1890-1914)", en Revista del Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas N° 26, Buenos Aires, Octubre-Diciembre 1991, pp. 43-70.

sábado, 20 de agosto de 2016

GRUPOS PARA EXPONER SEGUNDO CUATRIMESTRE 2016





2/11

“Derecho laboral en la época de Rosas”

-Maldonado, Gabriel                          maldonadogabriel2010@hotmail.com
-García, Marina                                  memgarcia@hotmail.com
-Sosa, Stella Maris                             smarztiotti@gmail.com
-Maggi, Guillermo                             maggi931@est.derecho.uba.ar
-Cos, Jorgelina                                  jorjaoq@icloud.com.ar


“La guerra del Paraguay y las montoneras”

-Beretta, Brian                                   brianberetta94@gmail.com
-Leonardi, Sol                                   solmlp@hotmail.com
-Do Nascimento, Yamila                  yanina.adn@gmail.com
-Roberts, Andrea                              andrearoberts47@hotmail.com
-García F., Luciana                          mlucianag.f@gmail.com
-Barraza, Maximiliano


“Mariano Fragueiro un socialista en la época de Rosas”

-Ortega, Ailín,                                  ailin.ortega07@gmail.com
-Aimino, Agustina S.                       agus24_sa@hotmail.com
-Pitzalis, Daiana                             daianaspitzalis@gmail.com
-Kuo, Hsiang Lan                           cjivuxo6@hotmail.com
-Martínez, Denise                           denisemartinez@live.com.ar


9/11

“Formación del Estado federal argentino”

-Hensel, Guillermo N.                        ghensel1612@hotmail.com
-Artemisi, Florencia                           flor.artemisi@hotmail.com
-Vera, Noelia Alejandra                     noeliaalejandravera@hotmail.com
-Cardoso, David                                dcardoso_28@hotmail.com
-Gianello, Romina                             romigianello@gmail.com
Scalercio, Francisco                          fran.scalercio@gmail.com


“Propiedad inmueble en la Confederación Argentina”

-Audine, Silvina                                audinesilvina@hotmail.com
-Martínez, Macarena                          martinez526@est.derecho.uba.ar
-Zurano, Juan                                    juanzurano1@hotmail.com
-Gómez, Verónica                            vegomezvero@gmail.com
-Sendra, Jonathan                             jonathan.n.sendra@gmail.com


“Derecho sucesorio en la Confederación Argentina”

-Fossati, Magalí Ayelén                    magalifossati@hotmail.com

                               
16/11
“La mujer en los tiempos de Rosas”
-Ragucci, Matías                                 raguccimatias@gmail.com
-Sánchez Salas, Max                          maxsanchezsalas@hotmail.com
-Casentini, Alejandro                         ale_casen@hotmail.com
-Zambecchi, Gonzalo M.                   zambecchigonzalo@gmail.com
-Sigüenza, Daniel                              sigüenza4590@est.derecho.uba.ar  

“Derecho penal en la época de Rosas”
-Feldman, Natalia                               natyfeld@hotmail.com
-Blanco, María Soledad                      soledad-blanco@live,com.ar
-Orsich, Demir Leonel                       demirorsich@hotmail.com
-Torilla, Alan                                     alantorilla02@gmail.com
-Vidovic, Sergei                                 sergiv@gmail.com

“Economía en la Confederación Argentina”
-Del Prete, Nicolás                         delprete909@est.derecho.uba.ar
-Pérez, Verónica Alejandra            perez684@est.derecho.uba.ar
-Sosa, Stella Maris                         sosa254@est.derecho.uba.ar
-Sosto, María Luz                          sosto842@est.derecho.uba.ar

23/11
“Constitución de 1853: Visiones de Alberdi, Sarmiento y Gorostiaga”
-Yebra, Valeria                                     valeria_yebra@hotmail.com
-Actis, Jesica                                       jeshaactis@hotmail.com
-Paiba, María Luján                              mlujanpaiba@yahoo.com
-Cipriano, José N.                                josencipriano@gmail.com
-Palazzolo, Marcos                              marcospalazzolo@mar.es

“Rosas y su política con los indígenas”
-Albarengue, Seba                                  sminagri@gmail.com
-Segovia, Romina                                   rgs.nopal@gmail.com
-Bacigalupo, Agustina                            agusbacigalupo@hotmail.com
-Pauluk, Nicolás                                     nicolasjosepauluk@hotmail.com
-Cammarata, Lorena                              a.lorena.cammarata@gmail.com

 Si los nombres o correos están mal escritos dirigirse sólo a solazapallero@derecho.uba.ar

CRONOGRAMA SEGUNDO CUATRIMESTRE 2016




17/8    Presentación del curso.

24       Historia e historia del derecho. Objetividad del historiador. Fuentes.

31     1. Estado argentino: a. Problema de la forma de gobierno. Preexistencia de las provincias argentinas o del estado nacional.           
          
7/9     Crisis del federalismo. Formación de los poderes nacionales. b. Presupuestos del federalismo moderno. Primeros sistemas federativos.   Nacimiento de la teoría federal.

14   Representación nacional de Santa Fe (1828-1829). d. Época de Rosas.   Consideraciones generales.  

21    Pacto Federal de 1831. Idea de Rosas sobre la Confederación Argentina y la organización constitucional. Generación de 1837.

28     e. Relaciones diplomáticas con las comunidades indígenas desde 1829 a 1860. El “negocio pacífico” con los indios.               
     
5/10      2. Los reglamentos de administración de justicia: a. Reglamentos nacionales. Consideraciones generales.  b. Proyecto de ley de la provincia de Buenos Aires sobre la reforma judicial elevado por la Cámara de Justicia al gobierno el 12 de abril de 1833. 

12      c. Tendencias del derecho procesal patrio. Independencia del poder judicial. Unidad de jurisdicción. Jueces: 1) corriente antiletrada. Juicio por jurados. 2) durabilidad e inamovilidad.

19    d. Protección de los deudores: limitación de la prisión por deuda y del embargo. e. Restricción de la pena de muerte. 3. Derecho penal: a. Características. b. Derecho penal provincial. c. Constitución Nacional. d. Pena de muerte. Legislación y doctrina hasta 1853. e. Sistema carcelario.

 26     4. Organización constitucional: a. Hacia el Congreso General Constituyente. b. Federalismo alberdiano. c. Constitución de 1853. Precisiones lingüísticas de Sarmiento. d. Naturaleza de la relación de Buenos Aires con la Confederación.
e. Reforma constitucional de 1860.    

2/11    Entrega de los TIIC.  Exposición de los TIIC.

9         Exposición de los TIIC.

16       Exposición de los TIIC

23       Exposición de los TIIC

30       Notas y firma de libretas.



lunes, 15 de agosto de 2016

lunes, 8 de agosto de 2016

JORNADA "DALMACIO VÉLEZ SARSFIELD"








Temas y expositores:

"Dalmacio Vélez Sarsfield" Dr. Sandro Olaza Pallero.

"Codificación" Dr. Facundo Alberto Biagosch.


"Vélez Sarsfield y el Derecho Público" (Dr. Alberto Gelly Cantilo).


"Dalmacio Vélez Sarsfield y el Sistema Romano-Germánico" (Dr. Jorge A. Cellier).

"Dalmacio Vélez Sarsfield pensador político" (Dr. Sergio Núñez y Ruiz-Díaz).

Moderadora: Dra. M. Luz Amadora Rodríguez.

Lugar: Sala Dr. Norberto T. Canale (Corrientes 1455, piso 4).

miércoles, 27 de julio de 2016

DELITOS SEXUALES Y PENALIZACIÓN EN LA VENEZUELA DEL SIGLO XVIII

Juan Carlos Reyes, "Delitos sexuales y penalización en la Venezuela del siglo XVIII. La criminalidad en Venezuela colonial: caso de bestialidad", en Boletín de la Academia Nacional de la Historia n° 312, Caracas, cctubre-noviembre-diciembre 1995, pp. 111-117.

domingo, 24 de julio de 2016

OCHENTA AÑOS DE LA REVISTA JURÍDICA ARGENTINA LA LEY


Leónidas Anastasi.



Por María Rosa Pugliese*


I. Memoria y futuro: las coordenadas de un trascendente aniversario

El 15 de noviembre de 2015 celebramos los ochenta años de la Revista Jurídica La Ley. Largo peregrinar en la vida humana, en tanto, para esta revista, parece que fue ayer que la ideó un hombre que vivió con intensidad las vertiginosas novedades provocadas por la Gran Guerra y que se enfrentó -como muchos de su generación-, al desafío de ajustar el derecho a esa realidad. Parangón, sin duda, para el hoy.
Al inaugurar la Revista y en sus palabras liminares, Leónidas Anastasi dejó asentados los objetivos para lograr la concreción de ese reto. Su norte era acrecentar la cultura jurídica, despojar al estudioso de una visión dogmática del derecho, lograr que el juez dejase de ser un mero aplicador mecánico del Código. A ello puede agregarse, sin hesitación, que en su trasfondo vibraba un nuevo concepto de justicia. Volvía, así, a una pasión que lo había desvelado en su juventud y que se mantenía enhiesta y aún enriquecida por una plena madurez intelectual. La revista constituía, en su concepto, el medio más eficaz y comprometido para cumplir aquellos fines, por el acercamiento de su ejemplar diario que transmitía su rico material a los profesionales del derecho, a los jueces, a los estudiantes y aún al hombre de la calle. Con cierta ironía sintetizaba que pretendía alcanzar que "la biblioteca del abogado se ampliase, ya que cabía 'en el cajón de las camisas' ". (1)
Ochenta años después, la mira no se ha desviado y las coordenadas de tiempo y espacio se mantienen garantizando la continuidad de ese ideario, ahora acrecentado con un avance tecnológico de primer nivel. En este preliminar, al indagar qué es una revista jurídica, ésta en particular y el motivo de su vigencia, vale rescatar el delicado equilibrio que implica constituir un espacio cultural y ser un espejo de la realidad, sin omitir por ello la imprescindible y eficaz presencia de la gestión empresaria que permite la incorporación de la revolución tecnológica que exige hoy el ritmo y la aceleración del mundo profesional y los requerimientos de la especialización. Su expansión regional y la apertura de las fronteras del país le imprimen una dimensión especial. Sin estas acciones la Revista hubiese quedado detenida en el tiempo.
Al recordar estos ochenta años, la memoria cumple el imprescindible basamento del futuro de este producto. Aquél que la creó y fue su primer director no se acrisoló en el pasado, sino rescató lo necesario y se abrió en prodigioso abanico para atender los requerimientos de entonces. La vitalidad que le otorgó a la Revista, se mantuvo con matices a través del tiempo y se ha revitalizado con fuerza en las últimas décadas. ¿Dónde reside el misterio de esta lozanía? No hacen falta largos prolegómenos y la respuesta la hemos adelantado. La Revista fue creada y vivificada por un espíritu científico que, como fenómeno cultural, respondió y responde a la realidad del derecho dirigiéndose a un público multifacético. Su creador, en un generoso gesto educativo, acaso con cierto matiz utópico, trató de llegar al hombre masa —típica expresión de la época-, con la intención de elevarlo (2). El derrotero de los creadores se alimenta siempre de utopías y concreciones en una fértil convergencia. Un espíritu quijotesco, abierto o velado, anima la creación, aunque luego se materialice en concretas realizaciones y se mantenga por una eficiente gestión.
Sus destinatarios son el profesional del derecho y ahora el de las ciencias económicas que encuentran un medio para estar actualizados y a ello se les agrega el ámbito empresario, sea financiero, comercial o industrial, pues, aquello que se promovió experimentalmente, hoy quedó consagrado con múltiples suplementos y variantes del género. También lo fue y es el mundo universitario, por designio de su director, quién advirtió su mutua relación. Resorte educativo por excelencia, por conjugar la teoría y la praxis, constituía la consagración de la alta cultura que perseguía. Nacida, pues, informalmente, de su vocación docente abrió las puertas a colegas y alumnos entusiastas, sin distinciones ideológicas, propia de su pluralismo. En los últimos años la relación se consolidó en convenios que le otorgaron organicidad y la voz de la Universidad de Buenos Aires halló un lugar para expresarse y exhibir la extensa gama de actividades que ofrece a la comunidad, así como también se concertó con la Universidad del Salvador que tiene un suplemento desde 2009.
Modelo de revistas nacionales y americanas, se distinguió y distingue por traer a sus páginas el derecho jurisprudencial nacional, provincial, el comparado, la doctrina y la actualidad con medios técnicos de última generación.
Atiende los aspectos que interesan al "hoy", sin olvidar el pasado y cada uno encuentra en sus "páginas" aquello que busca e incluso más. Los avances tecnológicos han dejado atrás una construcción artesanal, pero no le han quitado sus principios e ideales. Por ello, al indagar sobre el sentido de la Revista, resulta evidente que se adelanta a experiencias que luego se consagrarán o las plantea, abre un diálogo virtual y las analiza para encauzar enriquecedores debates. De ahí, en síntesis, la amplitud de su público, pues el derecho es un elemento vivo en permanente transformación.
La cotidianidad de su ejemplar diario, brinda, a su vez, un contacto inmediato. Supera la efímera naturaleza de una simple hoja. Constituye una presencia insustituible, sus páginas se recorren ávidamente para encontrar la noticia, el comentario fresco y aquello que a cada uno le interesa. En fin, hasta podríamos afirmar, poéticamente, que se lo espera, cada día, a la misma hora, como a un amante fiel. (3) Si no tuviéramos la diaria publicación, nos faltaría algo. La leamos en papel o a través de la página online.
Para cerrar esta suerte de introducción, vale advertir que haremos una breve reseña del género, su significado y como expresión de la cultura jurídica. Nos detendremos finalmente en repasar algunas notas, artículos y polémicas que trasunten la tarea de la Revista. La elección pretende seguir un hilo conductor -con la dificultad que ello implica- y hemos privilegiado el valor de la jurisprudencia y su alcance y algunas otras cuestiones que hacen a la vida institucional y social.
Partiendo de la memoria, que es el antídoto del olvido recordaremos a quienes hicieron posible este fructífero presente y constituyen la base de su promisorio futuro. Nada es, sin haber sido. Apotegma esencial de toda obra humana. El hombre que la imaginó, la creó y que amó el género como pocos, le dio el hálito de vida que aún late en su interior y se mantiene gracias a la apertura que se generó con la incorporación de la tecnología, la irradiación regional e internacional y la especialización a través de una multiplicidad de suplementos y géneros conexos.
Luego de su muerte, nadie ocupó formalmente la dirección, salvo el breve interregno de Juan Carlos Rébora en 1941. Mucho más tarde, la organización cubrió el cargo con prestigiosos juristas, Carlos José Colombo y Jorge Horacio Alterini, quienes mantuvieron la primigenia aspiración científica y la empresa, por su parte, se lanzó a una apertura territorial y de temáticas, que se consolidó al adquirirse el fondo editorial por Thomson Reuters, que implementó un plan integral que comprende la continuidad de la extensión territorial, la integración con proveedores de firmas de primer nivel en servicios tecnológicos, de ahí su pervivencia y liderazgo. (4)


II. Revista Argentina La Ley: sinónimo de revista jurídica. El cómo, el cuándo y el donde

El nombre La Ley es sinónimo de revista jurídica. Podríamos interrogarnos sobre el porqué de su elección. En particular, pues en un momento en el cual las fuentes del derecho se abrían en un fértil abanico, paradójicamente se le otorgó esa denominación, que podría responder a una contraposición con esa proliferación de fuentes. ¿Quizás obedeció a la necesidad de diferenciarla de la otra experiencia anastasiana, la Revista de Jurisprudencia Argentina?
Sabemos que la Revista nació de una pequeña página que de poco tiempo atrás ya llevaba esa denominación y Anastasi volvió con ella a su fuerte vocación por el género, para renovar el ambiente. La denominación se mantuvo, no sabemos sus razones, pero sí es evidente que el nombre se transformó en un sello inconfundible desde entonces. Decir La Ley, es decir revista jurídica. Hay una sinonimia. Si se le cambiara el nombre, ¿cómo identificarla? Perdería su intrínseca identidad.
Esta especie particular de edición, tras un origen académico, si nos retrotraemos a la revista creada por Federico Carlos de Savigny (5), se profesionalizó y se estableció en la Argentina a partir de la segunda década del siglo XX. A la notoria influencia de las revistas europeas, en especial las francesas, italianas y algunas españolas, se agregaron en menor medida otras de diverso orígen. Entre las que circulaban con asiduidad estaban Dalloz, Sirey, la Revue Trimestrielle de Droit Civil, la Revue critique de Planiol, los Annales de Thaller, el Archivio Giuridico, La Scuola positiva, etc. El joven Anastasi vislumbró — con apenas 28 años- la necesidad de contar en nuestro país con una revista dedicada especialmente a la jurisprudencia de los tribunales argentinos, sin perjuicio de su correlato con las extranjeras para alumbrar su desarrollo o para advertir cuál trasuntaba un derecho más "justo". Sentía su ausencia, que se agudizaba en un ambiente intelectual que se nutría solo de medios extranjeros.
Se lanzó, entonces, con ardor a esta aventura intelectual, cuyo objetivo era imponer el novel género con estilo argentino. La idea de partir de un "modelo", no implicó hacer de su obra una mera copia. El creador, fue obvio, puso mucho de sí y del mundo que lo rodeaba, como diría Ortega y Gasset. Su primera experiencia, en 1918, la Revista de Jurisprudencia Argentina, de corte casi artesanal, alcanzó madura expresión en la Revista Jurídica Argentina La Ley, que fue el resultado de su plenitud como jurista, como maestro y renovador. Animador de novedades, con mirada prospectiva que le permitió adelantarse a su tiempo, no fue extraño que se constituyese en el padre del género, haciendo de éste una de las adquisiciones más creativas para el mundo intelectual y empresarial. Seguir su itinerario es descubrir el derecho vivo, el pensamiento vivo, contemplar como la circulación de ideas produjo y produce los cambios o mantiene soluciones y de todo ello, en síntesis, resulta expresión de la vivacidad del ordenamiento que nos rige.
Distante del mundo de la ficción, no por ello dejó de lado una creativa imaginación para enfatizar temas y problemáticas que hacían y hacen a la intrínseca realidad y a la ciencia. La transformación del campo de las fuentes, corolario de la pérdida de la hegemonía de la ley, tras el cuestionamiento del positivismo exegético y la apertura hacia una visión social del derecho (6), tornó imprescindible contar con una revista que se dedicase a plasmar su aplicación, para conocer como se lo traducía en el día a día. Las experiencias en nuestro medio habían sido pocas y encaraban a la vez multiplicidad de temas, ajenos al quehacer jurídico (7). Otras, eran colecciones "secas", denominadas así por carecer de comentarios o de anotaciones que permitiesen advertir los nuevos despliegues interpretativos para acercar la norma a la realidad, sin necesidad de su permanente modificación (8). Ello, así, pues la realidad siempre ha ido y va más rápido que la posibilidad del cambio normativo oficial. Inclusive se sentía su necesidad para cuestionar o aprobar la interpretación por los tribunales, o comparar como se lo hacía en otros países.
Quién había mostrado la ruta fue otro gran jurista, Carlos Octavio Bunge. En un artículo de 1895, titulado Importancia de la Revista en la literatura jurídica, puso el acento en el género, al que caracterizó como "modesta obrera y colaboradora infatigable del derecho", reconociendo que tenía "su fin útil y necesario, imprescindible para el adelante y el progreso de todas y cada una de las ciencias..." y propiciaba, "apoyarla y popularizarla". (9)
Durante el siglo XIX se habían publicado entre nosotros revistas que transcribían fallos entre otras cuestiones y que han sido motivo de varios estudios (10). Aunque fueron un antecedente, se debió esperar al siglo XX, para contar con revistas con sentido moderno y en sintonía con las célebres Sirey, Dalloz y el Archivio Giuridico.
El valor del género también tuvo en Rodolfo Rivarola un importante precursor y al definirla, la situó, de manera certera, entre el libro y el periódico. Siguiendo su concepto, decíamos (11) que el primero, tenía naturaleza científica y el segundo era más evanescente. En tanto, la revista ostenta características que le son propias y distintivas, da la oportunidad de analizar de manera más breve que un libro y con sentido menos efímero que el periódico, las diversas cuestiones jurídicas. Explaya la fuente jurisprudencial pero sin descuidar las otras y otorgando un lugar expectable a la doctrina de los autores y el comentario bibliográfico.
Cuando trasladamos el tema a nuestro país, la aparición del género, estuvo enmarcada en un proceso estructural de cambio, respondiendo a las novedades de la ciencia jurídica y a la filosofía política del momento. El contexto, por lo tanto, corresponde a la etapa posterior a la primera guerra mundial, con sus secuelas de toda índole. Una de ellas fue la incorporación a la vida política de un grupo importante de habitantes, antes prácticamente excluidos, entre los cuales se contaban los extranjeros que se nacionalizaban y las primeras generaciones de argentinos nacidos de padres extranjeros. De allí la preocupación educativa de Anastasi, pues en 1910 el porcentaje de foráneos ascendía al 60% de la población y la problemática social y económica requería adecuar la normativa vigente. Al momento de publicación de La Ley, ya nos encontrábamos en una década de antinómicas experiencias tanto en el orden nacional cuanto en el internacional, donde la jurisprudencia intensificó un papel fundamental. (12)
La Revista también necesitó de un edificio que fuera expresión de su importancia. La cercanía del Palacio de Tribunales y su arquitectura monumental ecléctica, ejerció gran influencia en su diseño. Su fachada, de estilo académico francés, concluye en un claro eclecticismo. Se observa una evidente simetría que, a su vez, se encuentra dividida en dos mitades. La inferior a modo de basamento, brinda su destino institucional con su acceso principal a través de un gran arco y en su medio inscripta en grandes letras la denominación de la editorial — La Ley — y sobre ésta, un ventanal que sigue la curva ornamentado con dos bellas estatuas alegóricas. Hay dos importantes puertas a sus costados, que pudiera parecer que deberían estar cerradas creando el marco necesario y sobre estas, dos ventanas ovales que sirven al primer piso. Completando la fachada, en la parte superior, un imponente balcón ricamente adornado, sirve a las tres puertas centrales de las cinco aberturas de esta planta. Más arriba, otras cinco ventanas y en el último piso se repiten las cinco aberturas con el abalconamiento, pero esta vez liviano y al final de la fachada una generosa cornisa, con un remate final de un volumen alegórico. En fin, el academicismo al que responde el edificio, corresponde a la evolución económica, social y política del país y en función de ello derivaba en formas audaces y ostentosas que exhiben a un país lanzado al éxito. (13)
En otro orden, cabe advertir que la circulación de revistas y su suscripción entre los profesores, juristas y abogados de los primeros años de ese siglo se observaba como nota de prestigio. Asimismo, ingresaban por canje, compra o donación a las principales bibliotecas del país (14) .


III. Tras los pasos de Leónidas Anastasi y el porqué de un nombre

¿Quién es Anastasi? Hay quienes, al día de hoy lo desconocen. En nuestro concepto ello respondió en parte, a la propia actitud del jurista, pues, al exaltar a la revista en forma permanente como un producto colectivo, la paradoja del destino fue la esfumación de su tarea, salvo para quienes lo conocieron y el público especializado (15). A ello se debe agregar un fenómeno que es preciso revertir y es la falta de la memoria histórica o la implementación selectiva de la memoria. Por lo menos y, en lo que hace a su labor profesoral en la Universidad de Buenos Aires se le rindió reconocimiento al imponer su nombre a una de las sedes de los cursos del Ciclo Básico de esa casa de estudios.
Para evocar su figura, vale utilizar el tiempo presente. Es innegable que no podríamos usar otro tiempo verbal, pues su presencia está en las páginas de la Revista, en sus impecables y exquisitas notas, en la redacción de los sumarios de los fallos, hasta se desprende del edificio que lo cobijó y que aún está en pie. Es su alma perenne. Su presencia también está enraizada en lo profundo de la vida académica y de gestión universitaria, en su lucha por las reivindicaciones laborales, sociales y republicanas, en la política ejercida en forma principista, en la dirección de institutos, en el ejercicio de la abogacía y en un elevado proyecto educativo.
Es un hombre producto de la ola inmigratoria de finales del siglo XIX en la Argentina y de la brillante escuela pública de la época. Sus padres, oriundos de Italia, se instalaron en Baradero y luego de su nacimiento se trasladaron al popular barrio de La Boca en Buenos Aires, donde tuvo oportunidad de desarrollar la carrera de maestro, que ejerció para pagarse sus estudios de abogado, contando además con la ayuda de su hermano mayor. Alcanzó así el grado de Doctor en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, con una tesis sobre el juicio por jurados, calificada con la máxima puntuación y medalla de oro. (16)
Su vida puede definirse como una carrera veloz e infatigable, como si supiese de antemano que no tendría el tiempo suficiente para desarrollar todas sus inquietudes. Hasta puede afirmarse que su muerte no fue imprevista, sino producto de esa incontenible fuerza sin freno en pos de ideales superiores y de una fuerte vocación creativa. Sin contar con los medios técnicos de que hoy gozamos, uno podría preguntarse: ¿cómo este hombre podía, al mismo tiempo, desempeñar eficazmente sus labores docentes, ser un referente para sus alumnos, tanto en Buenos Aires cuanto en La Plata, ejercer actividad de gestión en ambas universidades al formar parte de sus Consejos y en la última alcanzó el vicedecanato. Asimismo, en ésta, dirigió el instituto de Altos Estudios, dedicado al Derecho Comparado y el de Derecho Laboral. Fue diputado nacional por el partido Radical en dos períodos (1920-24 y 1938-40, que no concluyó por su prematura muerte), presidente de la comisión de Trabajo en su Cámara, propuso varios proyectos y expidió dictámenes. Formó parte de la comitiva oficial y se destacó en la reunión de la O.I.T. celebrada en Washington, en 1919, impulsando con otros colegas el carácter autónomo de la disciplina del derecho del trabajo, pues había ingresado en la cátedra de Legislación Industrial y Obrera de Alejandro M. Unsain, de Buenos Aires. Ejerció su profesión de abogado -gratuitamente para los pobres-, fue defensor en conocidas causas como la de Carlos Washington Lencinas y a su vida científica, le agregó la pizca de aventura de escapar varias veces de la policía, al pertenecer al partido Radical, proscripto durante varios años en la década del '30. (17)
Esa formación y su intrínseco sentido nacional lo hizo deudor del resguardo de la consolidación de la república y sus instituciones, que quedaron plasmadas en las páginas de La Ley, sin hacer de ella una hoja política, cuidando celosamente de alejarla de todo planteo partidario, para constituir un órgano científico, aunque atento a cualquier desviación del ideario republicano. Una muestra de su pluralismo fue compartir la Revista con el conservador Jerónimo Remorino, como subdirector, que más tarde ocuparía importantes funciones en el gobierno peronista.
Su develada intención era traer a la palestra la vida jurisprudencial, sus interpretaciones y acompañarlas con reflexiones críticas y constructivas, antecedentes doctrinarios y de tribunales extranjeros y nacionales y la elaboración de notas doctrinales. Allí está su gran obra como jurista, Esa tarea, reunida, permitiría construir una obra integral de su pensamiento, expresión de su profundo acervo intelectual y basada en la experiencia argentina y la internacional. (18) Los ejes de esa labor respondían a un saber exhaustivo del derecho local y del comparado y en particular del movimiento de la jurisprudencia, tanto argentina cuanto extranjera, como también de la realidad del país y de la necesidad de ajustar el derecho a ese cambiante panorama. Día tras día mostraba el agotamiento de las pautas jurídicas o, al menos, la falta de la equilibrada relación entre las necesidades sociales y económicas y su regulación. Nota tras nota, el Director se ocupó de hallar esa sintonía o dejar reflejada la inquietud producida por la falta de visión ante la cambiante realidad. Su concepto de la justicia y en particular de la justicia social están ahí desarrolladas.
En función de ello, ¿cómo no vibrar ante el sentimiento que explayó al comentar la falta de solidaridad respecto a un empleado de una casa de renta que habitaba un mísero cuartucho debajo de una escalera y que resultó víctima de graves quemaduras en su rostro y cuerpo, por la explosión del calentador que usaba para cocer sus alimentos y transformándolo, al decir de Anastasi, en un "guiñapo humano". (19) Rescató, entonces y ponderó, la sentencia del juez al acoger ese lacerante reclamo.


IV. La Revista como expresión de una cultura jurídica integral. La relación con la Universidad

Un gran historiador del derecho y actualmente miembro del Tribunal Constitucional de Italia, Paolo Grossi, reflejó la relevancia del género, subrayando que se erigía en uno de los temas más expresivos de la cultura jurídica contemporánea, al promover una mirada diversa sobre el fenómeno jurídico en general y, en particular sobre la jurisprudencia, como motor o impulsor de reformas, a través de la configuración de un proyecto cultural, la referencia al derecho comparado y como vitrina de la misma realidad. (20) Esa mirada es totalmente dinámica, porque muestra la vivacidad del derecho que emana de la aplicación e interpretación que surge de un fallo y que se comenta en una nota o, a su vez, en la doctrina de un artículo que apunta a experiencias vivas o cuestiones en debate. El concepto de cultura jurídica reconoce un entramado entre diversas vertientes, sin pretensiones hegemónicas, pues al emanar de la realidad es viva y como tal multifacética, con notas comunes y también peculiares que sirven para identificar a un grupo o una época. Incluye léxicos, interpretaciones, intereses, etc. Ello se refleja en la revista pues reúne cientificidad, reflexión desapasionada, observación de la realidad.
La integralidad, en fin, es una nota fundamental del género en la concepción de Anastasi.
Entre los profesores, juristas y algunos abogados de las primeras décadas del siglo XX, la circulación de revistas francesas e italianas y además su suscripción, constituía una nota de prestigio. Asimismo, ingresaban por canje, compra o donación a las principales bibliotecas del país (21) .
El cambio de paradigma en torno al tema de las fuentes, propio del siglo XX y que se mantiene, con la irrupción de la jurisprudencia -en un campo reservado hasta entonces a la ley-, junto a la renovación doctrinal y metodológica destinó a las revistas un lugar estratégico en la configuración de la cultura jurídica. Cultura integral, en la medida que aprehendía los cambios socio-económicos, haciendo de la ciencia jurídica, desde entonces, una ciencia social. Cuando cernimos los aportes generales del siglo XX en nuestro ámbito, sin perjuicio de sus crisis y desbalanceos, quedan en el tamiz dos elementos, por un lado, la vivacidad y la realidad que sorteaban el otrora formalismo y regeneraban su sentido social y, por otro, la íntima relación, y porqué no, la identidad, entre el mundo cultural y el jurídico. (22)
El ideal de conformar un medio científico alejado de la política partidaria fue esencial para su mantenimiento, aunque no se cohonestasen actitudes arbitrarias. En el Prólogo de la Revista de 1938, Anastasi cuestionó con fuerza "el singular proyecto sobre creación de una cámara de casación en la ciudad de Buenos Aires", atribuyéndole el carácter de "una cámara acusadora de jueces, sin ninguna de las garantías que el procedimiento regular acuerda a los más empedernidos delincuentes", concluyendo el comentario en forma lapidaria, al subrayar que su inoportunidad había quedado sepultada en una comisión del Congreso. (23) Ello no le impidió, como cultor del derecho comparado, interesarse por la política del "new deal" del presidente Roosevelt y, entre variadas notas, exhibir un tono entusiasta sobre normas favorables al trabajador y las que regulaban las convenciones colectivas y sobre conciliación y arbitraje y, en fin, sobre un plan contra la desocupación emprendidas por el gobierno francés en 1936.
El valor interpretativo de la jurisprudencia no se trasuntó en un culto dogmático de ella, aunque ponderase su fijación en algún punto sobre el cual no existían precedentes. En ese teatro de la elaboración e interpretación del derecho la Revista refleja la obra viva de la aplicación del derecho, aunque en muchos casos no fue mera espectadora del "drama" sino intentó, desde su privilegiado balcón, constituirse en factor de cambio o ejercer un rol tutelar. En otras ocasiones se advierte como la jurisprudencia le marca el camino al legislador. Como ejemplo, citemos la ponderación de un caso de accidente de trabajo emanado del Tribunal de Casación italiano, de 1934, en el que se expresó, que, "en el derecho italiano ha sido necesario que la jurisprudencia supla las omisiones de la ley de accidentes de trabajo...". (24)
La importancia de la Revista se trasuntó en la ubicación que se le otorgaron a sus tomos y Repertorios al ingreso de la biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. En los últimos años se le otorgó un espacio en el primer piso. En 1997, mediante un convenio con esa Casa de estudios se produjo la apertura del Centro Documental que permite a los alumnos, docentes y graduados que cursen postgrados la utilización de los servicios de La Ley en forma gratuita y en particular se instalaron las computadoras para acceder a las páginas de La Ley online. Se hizo lo propio en Ciencias Económicas y se edita un suplemento universitario de esa rama, desde 1998.


V. El síndrome de la silla vacía y la renovación directiva

Es evidente que la imprevista muerte de Anastasi, en 1940, fue un avatar para la Revista, que necesitó varios años para superar su ausencia física. Su ideario estaba allí, pero era complejo trasuntarlo en su manejo, aunque cristalizaron obras planeadas con anterioridad, tales como los Anales de Legislación Argentina, con un boletín que reunía y reúne toda la normativa nacional, provincial y de la ciudad de Buenos Aires, con su comentario, que se ha mantenido hasta la actualidad y en 1941, editó la Revista Derecho del Trabajo, dedicada a esa rama y a la seguridad social y al año siguiente la Revista Impuestos, devenida en un clásico.
El breve interregno de Juan Carlos Rébora, como Director, en 1941, hizo que ese cargo no se volviera a cubrir y nuevamente aparecen en las publicaciones Jerónimo Remorino como Subdirector y Roberto Fraga Patras, como secretario, tal como figuraban antes.
La brevedad de su paso no impide referirnos a un jurista que estuvo unido a Anastasi, no solo por la Revista sino por su vinculación universitaria en La Plata, al que reemplazó de la dirección del Instituto de Altos Estudios Jurídicos de su Universidad, con motivo de su fallecimiento. Dedicado en particular al Derecho de Familia y Sucesiones, sobre las que escribió varias obras hizo gala de un eximio conocimiento de todo el Derecho Civil, de la historia, la sociología y el derecho comparado y de una estricta ética que se plasmó cuando por nota solicitó no recibir emolumento alguno por su participación en la reformadora del Código Civil, por no suscribir el proyecto final. Sus motivos los explayó en esta Revista, en 1937, bajo el título "La reforma del Código Civil". (25)
La amenidad respecto a la política se mantuvo, pero a la vez no sorprende que muchos sucesos que acontecieron en la década del '40 fueran soslayados o recibiesen una visión lateral. Ello respondió, sin duda, a la actitud adoptada por quién había so y siguió siendo Subdirector, don Jerónimo Remorino (1902-1968), que fue uno de los tantos conservadores que pasaron al campo del peronismo, alcanzando cargos de importancia en ese gobierno.
Durante varios lustros siguió apareciendo Remorino como subdirector, a pesar de sus múltiples cargos, Director del Banco Central, Embajador en Estados Unidos, en la OEA y en Naciones Unidas y al regresar, Ministro de Relaciones Exteriores durante la presidencia de Juan D. Perón y como secretario de redacción, Roberto Fraga Patrao, A posteriori de la revolución de 1955, solo figuró este último, manteniendo dicho cargo.
A posteriori la dirección recayó en Carlos A. Oliva Vélez, que se rodeó de sus hijos y de otros colaboradores.
Como justo homenaje a los fundadores a partir de la dirección de Carlos José Colombo, tanto en los tomos cuanto en los Repertorios, se dejó constancia de los fundadores: Leónidas Anastasi (1890-1940) y debajo Jerónimo Remorino (1902-1968) y A. Roberto Fraga Patrao (1897-1977), pues durante un tiempo solo se incluyó, inexplicablemente, a los últimos. Lo propio cuando se hizo cargo de la Dirección el Doctor Jorge Horacio Alterini, a partir de 2006, y como subdirector Miguel Federico de Lorenzo (26).
Desde 1970, la Editorial de la Revista se lanzó a un proceso de extensión regional y temática, con la apertura de sucursales e implementando una serie de publicaciones específicas para satisfacer a un público cada vez más exigente en cuanto a la celeridad de obtención de novedades y la especialización. Aquél año abrió sucursales en Córdoba, Corrientes, La Plata, Mar del Plata, Mendoza, Rosario, Santa Fe y Tucumán. Diez años después hizo lo propio en Bahía Blanca y Neuquén y en 1990, en Trelew y Paraná. Las revistas regionales (siete) respondían así a las necesidades locales. Ya en 1977, salió de las fronteras del país y emprendió la Ley Paraguaya, que cumple un rol destacado en ese país y en el siglo XXI se extendió a Uruguay, Chile y Brasil.
Las temáticas también fueron alcanzadas por una notable amplitud que atiende a la especialización. En octubre de 1984 apareció la Revista Doctrina Judicial, de salida semanal, dedicada al abogado litigante, permitiéndole acceder a la jurisprudencia y doctrina más actualizada. Luego el periódico Económico Tributario, que vino a cubrir ese ámbito, tanto para abogados cuanto para contadores y esta materia se abrió aún más con la edición de una obra, en 1994, que reunió la legislación correspondiente.
Otro interesante aspecto cubre la de "Antecedentes parlamentarios", que justamente recoge los antecedentes de las normas en ambas cámaras del Congreso Nacional, con el resumen de los proyectos, la composición de las comisiones, etc. El año 1999 fue pródigo en ediciones y merece destacarse. (27)
La adquisición por parte de Thomson del 100% del capital societario de La Ley, en 2000, constituyó no solo un cambio societario sino una revolución tecnológica, al implementar el mecanismo online y tomándose contacto con el negocio editorial a nivel mundial. Ello dio sus frutos al editarse la Ley Online Ciencias Jurídicas, tanto para la Revista cuanto para los Anales de Legislación (2002). Luego la de Ciencias Económicas (2003), Derecho del Trabajo (2004), el Consultor Práctico Fiscal, Laboral y de la Seguridad Social (2005) y así sucesivamente otras ramas. La incorporación de mayor tecnología se observa en el sistema de información portátil y el de Agenda. Y se agiliza aún más en 2010, con La Ley Online-Checkpoint de uso en Estados Unidos. Más tarde, se une a Thomson una empresa brasileña Mastersaf, líder en sofware y de ese mismo orden y origen, Tedesco. En 2011, Thomson Reuters adquirió Abeledo Perrot y Legal Publishing, de gran prestigio en toda América. (28)
La tecnología acompaña el desenvolvimiento de una Editorial, le imprime un especial dinamismo sin mella de su cariz científico. Reconocidos juristas fueron y son directores de esta compleja maquinaria con la colaboración de un eficiente equipo. Luego de ese período que describimos como el síndrome de la silla vacía, La Ley ha contado con directores de jerarquía, como Carlos José Colombo y actualmente Jorge Horacio Alterini.
El doctor Carlos José Colombo se graduó de abogado en la Universidad de Buenos Aires con una tesis titulada "La Corte Nacional de Casación", que obtuvo una distinción. Dedicado de lleno al Derecho Procesal, fue profesor de esa asignatura en su anterior división, como Derecho Procesal II, parte, dedicada al Código Procesal Civil y Comercial y asimismo en los cursos de post grado. Ocupó el cargo de Director del Instituto de Derecho Procesal y del Departamento de Práctica Forense en la Facultad de Derecho. Integró asimismo el consejo asesor sobre planes y métodos de estudio en esa casa de estudios. Integró la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, nombrado el 13 de abril de 1976. Asimismo egresó con el grado de General de Justicia al integrar el cuerpo jurídico del Ejército, del cual se retiró en 1971.
Sus obras están dedicadas a la especialidad que desarrolló en su actuación universitaria. Su Código Procesal Civil y Comercial de la Nación comentado tuvo varias ediciones. Asimismo escribió, "La negligencia en la producción de las pruebas"," Diligencias preliminares en el proceso civil, ejecución hipotecaria", "Caducidad de instancia de pleno derecho", entre otras varias.
El actual Director, desde 2006 es el doctor Jorge Horacio Alterini.


VI. Una hojeada retrospectiva

El propósito de ofrecer una hojeada retrospectiva de la Revista podría enfrentarnos a un falso dilema, como compatibilizar la historia de sus orígenes con el online, el software y en fin, la múltiple gama de novedades técnicas y que exhibe hoy la Revista. Sin embargo, cada una de éstas también tendrá su historia y seguramente Anastasi las hubiera adoptado de buen agrado, como lo hizo con la máquina de escribir. La extensión territorial y la calificada especialización temática que ha diversificado la Editorial en los últimos años es un aporte empresario-cultural único en América. Hacer un racconto de todos los comentaristas y actores de la Revista sería formalizar una lista interminable: grandes juristas, abogados y estudiantes aventajados han cumplido esa tarea e intentar una división en etapas, al margen de la ímproba labor que solo podría encarar un equipo de investigadores, sería contraria en sus fines a esta semblanza.
Hemos preferido posar una mirada, si se quiere subjetiva, sin intención de preferir personas o temas, sino ofrecer un cierto hilo conductor sobre aquello que singularizó históricamente a la Revista y es la jurisprudencia, su alcance y valor, y en algunas cuestiones que surgen de ella y están relacionadas con la vida institucional y social argentina.
Si hoy podemos afirmar que apenas se cumplen ochenta años, es porque esta Revista resiste el tiempo, la tecnología y cada Director queda imbuido de ella y le otorga su propia impronta. (29)
El tema de la "justicia" y de encontrarla en un "fallo justo" fue expuesto muchas veces en forma teórica, pero a través de la Revista encontramos recogida su idea y su valor, sea en la labor de los jueces, que ya en las décadas del '20 y '30, del siglo XX, avanzaban sobre pautas legislativas o criterios rígidos de interpretación y también en los comentarios que suscitaban esas decisiones y que quedarán incorporados de allí en más de manera indisoluble.
Deseamos rescatar, en primer término, una nota de Anastasi respecto a un fallo del Juez Dobranich (20/12/1936) (30), decisión que lo llevó a escribir un comentario que conmueve, porque tradujo el sentimiento de justicia en su sentido más profundo y explicita el concepto de justicia social por el que bregó desde su juventud. Se enfrentaba allí el duro apotegma dura lex sed lex, con el verdadero sentido del Derecho. El fallo había acogido la responsabilidad del principal por un grave accidente sufrido por un encargado de un edificio de rentas, caso no contemplado en la ley 9688. Al margen de ponderar la sentencia, fue más allá, al requerir al Tribunal superior que podría conocer del mismo, que modificase la posición que había exhibido hasta entonces. El Juez había recurrido al concepto de justicia y caridad cristiana, el anotador lo aplaudió, pero subrayó que, más allá de eso, estaba inspirado en propósitos de amplia justicia social: "El principio que hace al patrón deudor contractual de la seguridad del obrero no es creación de las leyes modernas sobre accidentes de trabajo, entra en lo que se ha convenido en llamar por la doctrina "falta contractual" por oposición a la culpa delictuosa", y agregaba "si el caso que anotamos va en apelación a la Cámara Civil primera abrigamos la esperanza que los jueces que la integran modifiquen su punto de vista después del análisis más detenido de la cuestión que provoca el fallo del doctor Dobranich".
En un párrafo que no tiene desperdicio golpeó la conciencia jurídica y rescató el íntimo y profundo sentido de la justicia por sobre los intereses mezquinos, que aún conmueve: "...he aquí que un modesto portero de una casa de departamentos, convertido en un guiñapo humano, viene otra vez a remover la cuestión exigiendo a su poderoso principal el cumplimiento de una obligación que, fundada en la equidad, surge del fondo de las más remotas tradiciones jurídicas; como si el pasado hubiera adivinado instintivamente los problemas que se plantearían en civilizaciones más prósperas, pero en las que el egoísmo humano se mantiene insensible todavía a los llamados del derecho y de la justicia. Por eso aguardamos con verdadera ansiedad el pronunciamiento del tribunal superior formulando votos para que, rectificándose prejuicios forenses, se vuelva a la sana doctrina que inspira el fallo del doctor Dobranich". (31)
Al estar a favor de una interpretación amplia en el tema de los accidentes laborales, como lo era ese caso y rebatiendo opiniones doctrinarias que alegaban que el Código de Vélez no legisló en materia laboral, en una frase elocuente lo retrucó, subrayando que el código se había enrolado en los principios del derecho moderno y por lo tanto le autorizaba al Juez, para reconstituir la voluntad del legislador, a encarar un camino creativo. Afirmó que en esa autorización a "...reconstituir la voluntad del legislador ...el juez investiga, no lo que hubiera querido el legislador de hogaño, sino lo que sancionaría aquél en el hecho, teniendo en cuenta las condiciones sociales actuales y no las pasadas, si bien está ligado por ese pasado que lo obliga a formular su sentencia en armonía con los principios y reglas a su custodia confiados: el texto, en una palabra, no cambia, sino que su interpretación se ensancha, porque la ley es un molde flexible que debe estampar la forma del derecho a los fenómenos nuevos, provocados por la vida social". (32)
Ese valor también lo hallamos en artículos doctrinarios, así un asiduo colaborador de la Revista durante varios lustros, Alberto M. Justo, en la década del '30 y a posteriori, puso el acento en una interpretación más libre, basándose en que "el poder transformador que la realidad social tiene sobre el derecho habrá de repercutir tarde o temprano, en la jurisprudencia. Este movimiento evolutivo demanda una inagotable actividad judicial de adaptación de los textos legales". (33)
Cambiando de ángulo, veamos el tema de las "llamadas penales en blanco", en relación con el agio, que llegó al máximo Tribunal, en 1957 y permitió que Enrique R. Aftalión le dedicase un interesante comentario que trasuntaba profundas líneas en torno al valor de la jurisprudencia, al chocar las interpretaciones de primera instancia, actuando como tal la Cámara de Apelaciones y la de la Corte Suprema. (34) Señaló que las leyes 12.591 y 12.830, relativas al tema, contenían tales imprecisiones y defectos, que tornaba imprescindible reconocer "fuerza exculpatoria al error juris". (35)
Si bien admitió las leyes penales en blanco las circunscribió a dos requisitos: que se redujeran al ámbito de la facultad reglamentaria y que el blanco solo fuese llenado por el mismo Poder Ejecutivo. Se apoyaba para ello en el caso Mouviel, sosteniendo que "una concepción realista del derecho no puede cerrar los ojos ante el datum de que la ley (incluso la ley constitucional) no es más que una de las fuentes del derecho y no puede, por tanto, limitar el valor de otras fuentes — costumbre, jurisprudencia-. Frente a ello solo quedaba, asumir una posición farisaica, que exalta de palabra la estrictez del principio, nullum crimen sine lege, pero admite, calladamente su derogación práctica con razones tales como la emergencia, la necesidad, etc., o la actitud realista, de reconocer que en ciertos casos, la costumbre y la jurisprudencia se imponen, incluso contra legem.
Lo comparó con los edictos policiales y su resultante en un fallo de la Corte que rompió una jurisprudencia inveterada, - del tiempo de la capitalización de Buenos Aires-, que declaró la inconstitucionalidad de los edictos de la policía en base al principio constitucional de legalidad que imponía que la configuración de delitos emanase, en forma indelegable, del Poder Legislativo. (36) Aunque reconocía que no había una semejanza total, afirmó que "...el ius edicendi de la Policía ha sido objeto de una añeja convalidación consuetudinaria y jurisprudencial ante la cual una consideración realista de la experiencia no podía cerrar los ojos". Ello para evitar que se produjese un vacío jurídico en la Ciudad.
Completaba su opinión, en lo que en particular interesa, expresando, respecto a las fuentes del derecho, que "el racionalismo jurídico, empeñado en reducir el derecho a la norma legal, nunca ha podido teorizar coherentemente casos como este — como tampoco el análogo de la creación revolucionaria del derecho- , viéndose obligado, toda vez que ha tenido interes en admitir la derogación consuetudinaria o revolucionaria de normas legales fundamentales —de lo que no se ha privado, por cierto- a recurrir a una dialéctica sofística y farisaica que no resiste el análisis" (37). Pero en el caso de los precios máximos no se podía invocar costumbre o jurisprudencia para permitir el ejercicio de facultades legiferantes por el Ministerio de Comercio.
En otro orden, resulta de interés mostrar un aspecto doctrinario, y verificar como un jurista, en este caso, Jorge Joaquín Llambías, anticipó en 1948, una de sus principales obras de aparición posterior, al comentar un fallo dedicado a la nulidad de los actos jurídicos, resuelto por la Cámara Civil 1ra. de la Capital (23/4/948) (38). Frente a una escritura pública otorgada por quién no era el titular dominial, por sustitución ilegal de persona, se decidió que "ese acto adolece de nulidad absoluta, siendo inexistente el acto, por lo cual la nulidad existe de pleno derecho, incumbiendo al juez dar por comprobada esa nulidad". Al comentarlo, Llambías dijo que le daba la oportunidad "para caracterizar el acto jurídico inexistente y señalar la inconfundible diferencia que lo distingue del acto nulo o del acto de nulidad absoluta". Admitió que esa asimilación era frecuente en nuestra doctrina y en otras extranjeras, pero sostuvo que luego del desarrollo de Bonnecase (39), era insostenible. Partió del análisis de actos nulos y anulables del Código de Vélez, regulado en base al criterio de Freitas y explicando de manera clara como se había construído esa materia en el código, basándose además en juristas de renombre. Todo ese análisis, lejos de carecer de interés práctico, apuntó "es fundamental y de gran trascendencia práctica en vista de lo dispuesto en el art. 1046 del Cód. Civil, que reputa a los actos anulables 'válidos mientras no sean anulados', acotando que, en este caso 'sólo se tendrán por nulos desde el día de la sentencia que los anulase' ". (40) A continuación desarrolló las categorías y consecuencias de los actos de nulidad absoluta y relativa e incluyó un cuadro descriptivo, que luego pasó a formar parte de su Tratado de Derecho Civil. Estudio a su vez el acto inexistente, para desechar el argumento de que la diferencia no tenía consecuencias prácticas y que su distinción era irrelevante. Al brindar sus fundamentos, distinguió las facultades del juez, la oportunidad procesal para invocarla, el derecho de alegarla, la intervención del ministerio fiscal y los efectos del acto entre las partes, indicando que aquí radicaba la principal diferencia práctica, pues mientras los efectos del acto o anulable se regía por los arts. 1050 y ss del Cód. Civil, en tanto el acto inexistente quedaba excluido de los arts. 1053 a 1055, pues no producían efecto alguno. Inclusive se ocupó del caso particular matrimonio. No compartía la caracterización de la sentencia, señalando que la hipoteca otorgada por un extraño era un acto inexistente, pero su registración era un acto nulo que debía articular el interesado, pero no declararse en una litis ajena, como era este caso.
Pasando a otra materia, vemos que la cuestión de los gobiernos de facto y el valor de su legislación motivó variados fallos y comentarios, pero nos limitaremos a traer a colación una anotación de Rafael Bielsa, titulada "El conflicto judicial", en relación al pronunciamiento de la Corte Suprema, in re Sagasta, José M. (1-7-1958) (41) que se ocupó del conflicto suscitado en torno a los magistrados judiciales con o sin nombramiento oficial y la validez de los actos de gobiernos provisionales o de facto. El propio Bielsa la sindicó como nota crítica, exhibiendo la mutación de la jurisprudencia al resolver casos en apariencia semejantes, con criterios enteramente diversos. La discusión giró en torno a la independencia del Poder Judicial y la situación de aquellos magistrados que eran reemplazados por otros. En su opinión, "la designación de jueces para sustituir a los que están en el cargo, afecta gravemente la independencia del Poder Judicial, y no solamente los derechos subjetivos que a la función tienen esos jueces constitucionales, en cuya defensa ellos promueven recursos, aunque no los instituyan las leyes".
Fundaba su opinión en que la designación de un funcionario en un cargo no vacante era nula y debía ser revocada, por omisión del juicio político. La declaración en comisión, a su vez, implicaba un acto contrario a la Constitución, pues repelía "el principio de la división de poderes y a todo principio de derecho, por su arbitrariedad, inconsistencia y vaguedad". (42)
En contradicción con otros casos anteriores, pero con integrantes distintos en el máximo Tribunal, tales como los de Salvador Dana Montaño y Barraco Mármol (43), en éste, el Procurador Ramón Lascano lo desechó por no configurar un caso judicial y no encuadrar en ninguno de los supuestos en que la Constitución o leyes reglamentarias permitían acceder a la competencia originaria de la Corte y menos aún era una materia de superintendecia. En su opinión se resumía la doctrina permanente del Tribunal (T 31, p. 288; T 48, p. 262; T 83, p. 319, T 114, p.56), (44) y que revestía carácter de leading case. Allí los jueces Figueroa Alcorta, Repetto, Guido Lavalle y Sagarna sustentaron que para determinar la jurisdicción de los tribunales necesariamente debía existir un juicio. Aseveró que esa doctrina no quedaba enervada por las causas Dana Montaño y Barraco Mármol. Al analizar su falta de sustento jurídico, lo basó en la caducidad de todos los poderes del Estado por efecto de la Revolución de 1955.
El Tribunal conformó el dictamen, con la firma de Orgaz, Villegas Basavilbaso, Aráoz de La Madrid, Boffi Boggero y Julio Oyhanarte, pues no se había configurado una causa en el sentido del art.100 C.N., ni tampoco podía encuadrarse por la vía de superintendencia. El decreto ley 112/55, que declaró en comisión a todos los integrantes del Poder Judicial, hizo perder la garantía de la inamovilidad y ello no afectaba la independencia del poder judicial.
Para Bielsa, lo sucedido no era un hecho episódico sino de larga data: "En la justicia nacional es la exteriorización de una crisis, quizás de un proceso largo que comenzó antes del movimiento de 1930. Aquellas decisiones de la Corte frente a los recursos promovidos por jueces separados por intervenciones, como la de 1929 en Mendoza, y a las que nos hemos referido hace pocos días en la Revista La Ley, T. 90, p. 929, en el artículo "Las cuestiones de derecho y la moral republicana". Rechazó la falta de jurisdicción judicial y trajo en su apoyo la contradicción que aparejaba la diversa opinión que se había tenido en un célebre caso de amparo, no legislado, pero que la Corte había admitido y desarrolló diversas cuestiones que atañían al análisis de la Constitución, tanto la relativa a la estabilidad de los jueces y de los profesores que era un límite impuesto por ese cuerpo. Aceptó que la superintendencia estaba fuera de discusión, pero rechazó los argumentos del Tribunal. Expresó que nada le impedía actuar de oficio, pues no era una cuestión abstracta sino bien concreta. Estaba en juego el principio de independencia del Poder Judicial. Incluso la solución sería idéntica si el planteo provenía de meros empleados de ese poder, en virtud de su autonomía funcional. En su apoyo recurrió al famoso fallo de la Corte Suprema norteamericana, que declaró de oficio la inconstitucionalidad una ley, en 1803, "Marbury v. Madison", aunque las partes no lo habían alegado y en ello primó el voto de Marshall.
Reconocía que "los gobiernos provisionales son a veces inevitables... cuando una banda se entroniza en el gobierno, aunque tenga éste forma o color constitucional, pero viole todas las garantías constitucionales y se enriquecen los ocupantes con las exacciones ilegales, el robo, el cohecho, etc. La necesidad es ley suprema. Los pueblos no pueden vivir sin libertad y justicia. La necesidad es la fuente máxima del derecho (necesitas suprema lex esto)", pero concluía que debía ser brevísimo y limitados en sus atribuciones, especialmente las legislativas. Su corolario era que los jueces nombrados con acuerdo del Senado solo podían removerse por el juicio político. Y, tras cartón, si el gobierno había expresado que acataba y estaba en vigor la Constitución de 1853, no podía omitir sus principios.
Para finalizar este panorama recordemos la creación jurisprudencial en el derecho matrimonial del leading case "Sejean", de 1986 (45), por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, por el voto de los doctores Fayt, Petracchi y Bacqué, con disidencia de los Doctores Caballero y Belluscio, coincidiendo con el dictamen del Fiscal doctor José O. Casas, que mereció el comentario de Miguel M. Padilla, Profesor Titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Buenos Aires, bajo el título "Una sentencia resonante". La fina interpretación del Juez Fayt, como preopinante, fue la vía para formalizar una creación jurisprudencial en un campo tan delicado como la esfera matrimonial. Se estableció, por el estrecho margen de 3 votos contra 2, la inconstitucionalidad del art. 64 de la ley 2393 al no admitir la disolución del vínculo al decretarse el divorcio, habilitando así nuevas nupcias.
La sentencia venía precedida de dos rechazos, la última la de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo civil Sala C. (46) y deducido el recurso extraordinario, llegó a la Corte. El Procurador General, que apoyó la tesitura negativa, al hacer el resumen del caso se fundó en que el Poder Judicial debía decidir "colisiones" y no hacer "declaraciones abstractas que fijan normas para el futuro, lo cual es propio del Poder Legislativo", ni menos entrar a juzgar la bondad u oportunidad de una norma o, su valor o equidad. El divorcio no se encontraba consagrado por el texto constitucional, ni podía encuadrarse en los derechos no enumerados del art. 33. Basó su dictamen en una resolución de la misma Corte, de dos años atrás, rechazando la inconstitucionalidad del decreto-ley 1070/56 ratificado por ley 14467. Y la falta de reserva al obtenerse el divorcio.
El voto de Carlos Fayt, admitió la existencia de cuestión justiciable al perseguirse una cuestión concreta, rechazando así la abstracción aludida. Para arribar a la solución se planteó dos cuestiones: si existía violación de derechos constitucionales y si "temas que secularmente se ha admitido como propios de la esfera de atribuciones del legislador, pueden convertirse en cuestiones que por afectar derechos superiores de índole constitucional, se hallen sujetos al control judicial de constitucionalidad". (47)
En su opinión el régimen del art. 64 de la ley 2393 afectaba derechos constitucionales, encuadrados en la figura del art. 33, pues éste garantizaba el derecho a la dignidad humana y con ello, a las necesidades del hombre. Así como también en los arts. 16, 14, 19 y 20. En su extensa argumentación, halló razonable que decretado el divorcio se pudiesen satisfacer aquéllas, pues los arts 14 y 20 eran garantes del matrimonio y la familia. Si bien dijo que las formas matrimoniales habían sido variables, como producto social, se deslizó al terreno de juzgar el valor de la ley en juego, atribuyéndole que "...otros hombres y en otras épocas han estatuido el régimen legal... y pueda haber sido un criterio legislativo adecuado, más allá de su carácter opinable". Aunque trató de acotar ese deslizamiento en que no correspondía a la Corte "emitir juicios históricos, ni declaraciones con pretensión de perennidad", ni entrar en "debates seculares que sería...imprudente pretender zanjar aquí". Pero, era imprescindible procurar la conjugación de los intereses individuales con los de la sociedad, evitando el resentimiento y el fracaso. El principio de igualdad del art. 16, lo usó para subrayar que si se buscaba la reinserción de los delincuentes, no se podría negar a los divorciados que volviesen a reinsertarse socialmente. Incluso, la negativa, provocaba el concubinato, es decir, estar fuera de los cauces naturales.
Al pasar a la segunda cuestión, reiteró que la Corte mantenía su criterio de no inmiscuirse en atribuciones de los otros poderes. Sin embargo ese resguardo no podía llegar al extremo de conculcar derechos constitucionales, y por ello, "el control de constitucionalidad no puede desentenderse de las transformaciones históricas y sociales. La realidad viviente de cada época perfecciona el espíritu de las instituciones de cada país, o descubre nuevos aspectos no contemplados antes, sin que pueda oponérsele el concepto medio de una época en que la sociedad actuaba de distinta manera. (Fallos, T. 211, p. 162, Revista La Ley, T. 51, p. 255). (48)
Como ejemplificación de inadecuación de derecho y su falta de reconocimiento legal, señaló el derecho al voto de la mujer o la abrogación de los tormentos y azotes que proscribió la Constitución y subrayó que si el control constitucional se había extendido al campo económico, v.g. en los casos de depreciación monetaria, no podía desoírlo en esta materia. Así concluyó en la inconstitucionalidad del Art. 64 y de toda otra norma concordante, restableciendo la aptitud nupcial de las partes.
Por su parte, Petracchi también aceptó la cuestión de inconstitucionalidad, en los términos del art. 100 de la Constitución y admitió que la indisolubilidad del vínculo lesionaba el derecho a la vida afectiva y familiar y, éstos, como pertenecientes a los derechos de la personalidad gozaban de tutela constitucional. Al haberse invocado los arts 16 y 33, determinó que la pauta hermenéutica para analizar la Constitución exigía que se lo efectuara tomándola como conjunto armónico. De ahí que con esa interpretación y como se habían afectado las referidas normas, correspondía atender la impugnación formulada. Reconocía que el tema era delicado y "la gravedad se acentúa ante el hecho de que se halla en examen la eventual inconstitucionalidad de un precepto legal que lleva 100 años de vigencia, sin que hasta ahora el tribunal se estimara habilitado a otorgarle tratamiento" (49). Este voto resultó el más incongruente, al salir de los cauces del control de constitucionalidad para cuestionar el sentido y bondad de la ley que debía interpretar. Para ello, recurría al pensamiento de Alberdi, la secularización del matrimonio y la incompatibilidad de la indisolubilidad con la naturaleza del contrato. Enlazaba el tema con las novedades provenientes de la vuelta al régimen democrático y su salvaguarda de los derechos de los derechos humanos. Ello no le impidió reconocer que el tema era ajeno al campo de los derechos fundamentales, pero exigía una modificación a través de "una interpretación no exegética porque sus normas están destinadas a perdurar regulando la evolución de la vida nacional". Además, art. 19 consagraba un sistema de libertad personal, que no se enervaba con presuntas garantías de cohesión social generadas por la indisolubilidad del vínculo. Se apoyó finalmente en la distancia entre el discurso jurídico y las relaciones sociales efectivas y la necesidad de atenderlas. La urgente producción de normas no impedía ejercer el correcto control de constitucionalidad respecto a una ley, como se reclamaba en el caso.
En el voto de Bacqué, se advirtió la gravedad que asumía la declaración de inconstitucionalidad y la necesidad del análisis del caso para determinar que había una conculcación de derechos garantizados por nuestro cuerpo constitucional. Remitió asimismo a la pauta fundamental del art. 19, que iba más allá de garantizar la mera privacidad, sino que ahí confluían una serie de derechos enumerados y no enumerados. Ello impedía que se los desvirtuase con reglamentaciones desnaturalizadotas, que era el caso. Si el art. 20 admitía el matrimonio, no se le podían imponer cortapisas y establecer que los derechos solo se podían ejercer una sola vez, como sería justamente el de casarse. Ello llevaba, en su concepto, a privar de validez al art. 64 ya citado y sus concordantes.
Reconocía que era la primera vez que se efectuaba un planteo de inconstitucionalidad respecto a una ley de 100 años de vigencia, y ello obligaba "a considerar también el problema dentro de un contexto social, obviamente diferente a aquel que estaba vigente en la época de su promulgación", adosaba que "el desarrollo de las garantías y de los derechos constitucionales, así como de los derechos humanos en general", era incompatible con disposiciones legales restrictivas de su alcance". (50) Volvió, en forma más sintética a exhibir como la realidad social del país había cambiado en las relaciones familiares y así se producía un efecto disvalioso para quienes no podían volver a contraer matrimonio. La separación entre la realidad jurídica y la social resultaba indudable, mientras la Constitución prometía el derecho de casarse. Remarcó que un grupo cada vez mayor debió optar en vivir en concubinato, pese a su vocación de constituir una familia de derecho. No se trataba solo de solucionar el problema de una minoría, sino que toda regulación jurídica ostentaba el destino a enfrentar situaciones, sin entrar en esas distinciones. En el final, también se ocupó del tema de la neutralidad religiosa del Estado, la libertad de cultos, trayendo a colación la solución de Bibiloni en su anteproyecto de reformas al código civil.
La disidencia de José F. Caballero, estableció que el Congreso no se había expedido y mantuvo la indisolubilidad del vínculo. El derecho constitucional de casarse está sujeto a reglamentación, por lo tanto es una facultad del Congreso. La posibilidad o no de divorciarse no alteraba el derecho de casarse y el legislador tomó en cuenta motivaciones de política social cuya ponderación no podían revisarse. Que haya coincidencia entre la ley civil y la canónica no implicaba que se le impusiese a la población las reglas de un culto. El legislador era quién decidía cuál era la solución más conveniente al redactar las normas.
Tampoco se afectaban los derechos de la personalidad, pues "la institución matrimonial no se ocupa solo de atender intereses privados o el desarrollo de su personalidad sino de regular actos que trascienden la esfera de la intimidad, ya que se vinculan con la organización de la sociedad". Ni violaba la garantía de la igualdad ante la ley, que solo impedía, acotaba, que se promoviese un trato discriminatorio ante iguales circunstancias Tampoco aparecía conculcado el derecho a la vida ni otros fundamentales de la persona humana, que habían sido invocados por sus precedentes colegas, sino que existía una reglamentación legal e impersonal, como tal objetiva y abstracta. Los planteos, en su parecer, estaban impregnados de política legislativa, o sea que correspondían a una función del Congreso y no eran función del juez. Al ingresar en materias ajenas, implicaba vulnerar la forma republicana de gobierno que impuso la división funcional y su respeto.
El juez juzga según la ley y no la ley. Aun en una interpretación amplia como la de Alf Ross, "la justicia no puede ser una pauta jurídica-política o un criterio ultimo para juzgar una norma". (51) De allí que no se había configurado la causa que exigía el art. 100 C.N., por la inexistencia de contradicción suficiente. Votó Confirmar.
La disidencia de Augusto Belluscio, remitió claramente al art. 67 inc. 11 C.N. que atribuía al Congreso la facultad de dictar el código civil y regular el matrimonio, sus efectos y los modos de disolución. Al poder Legislativo, por lo tanto le concernía determinarlo. Si el Congreso mantuvo el criterio, ello no afectaba el derecho que la constitución otorgaba tanto a los extranjeros como a los argentinos.
El legislador adopta decisión según la apreciación de motivaciones de política social. Y la posición de la Corte fue que la misión más delicada de la justicia era la de saberse mantener dentro del ámbito de su jurisdicción sin menoscabar las funciones que correspondían a los otros poderes, y que aquí era las del Congreso Nacional.
En breves palabras afirmó que no había imposición de reglas religiosas, ni era válido sostener que ese derecho, el de casarse se agotase luego de una vez. Ni se afectaban los derechos de la personalidad sino regulaba actos que trascendían la esfera intima. Ni tampoco violaba la garantía de igualdad ante la ley. Su voto fue en consonancia al del Tribunal Inferior.
  El comentario de Miguel M. Padilla, Profesor Titular de Derecho Constitucional de la Universidad de Buenos Aires, (52) reconoció la resonancia de la sentencia y que haría historia, pero, no omitió expresar que la trascendencia social e histórica no iba en consonancia con su acierto jurídico, el que encuadró exclusivamente en la óptica constitucional. En ese contexto, el control de constitucionalidad, como misión fundamental de la Justicia y en particular de su máxima autoridad, la Corte Suprema e permitió recordar que este Tribunal había sostenido en forma reiterada que era un "acto de suma gravedad institucional que debe ser considerado como última ratio del orden jurídico". (53) Ello, con una salvedad que no dejó de ser reconocida -en mayor o menor medida- y era que la conveniencia o acierto del criterio del legislador, estaba excluido de este control. Se preguntó si el art. 64 de la ley 2393 vulneraba o no un derecho fundamental hasta tornarlo inconstitucional. Su respuesta fue negativa, estimando en consecuencia que no se había configurado una cuestión federal. El derecho a casarse más de una vez, no constituía un derecho fundamental, el silencio del texto constitucional era contundente al respecto y, lo relacionado con su reglamentación era competencia del Poder Legislativo. Incluso, esa inequívoca función estaba pendiente en el Senado, con media sanción de la Cámara de Diputados. Al pasar revista a los argumentos invocados por los jueces, rechazaba que estuviese comprendido en el derecho a la dignidad humana, que el art. 19 fuese más allá de la garantía de la privacidad, que lesionase la garantía de la igualdad. La Corte carecía de facultad para resolver una cuestión reservada al Poder Legislativo. Justamente, tanto el Procurador como los miembros disidentes centraron el tema en esa reserva y consiguiente exclusión. A lo que adosaba, que, en mérito a la prudencia política, lo aconsejable hubiese sido no introducirse en una esfera que estaba siendo tratada por el Congreso.
Como conclusión personal, consideramos que la Corte se transformó en un motor del cambio jurídico, para apurar indecisos o plasmar una posición de la que no se pudiese volver.


VII. Conclusión

Al finalizar estas páginas en recordación del aniversario que nos convoca, enlazamos la memoria de la trayectoria de esta Revista, con el futuro que se le abre con plenitud, con el mejor augurio de seguir cumpliendo con sus altos fines. En ese cruce del pasado y el futuro el género se mantiene con lozana vitalidad y es insustituible. Hoy podemos afirmar que apenas se cumplen ochenta años, la Revista resiste el tiempo, profundiza sus análisis, aumenta sus destinatarios e introduce una tecnología acorde a esta época y cada Director queda imbuido de los principios que nacieron con ella y le otorga su propia impronta. (54)
 (1) Diario de la Revista Jurídica La Ley, del 15 de noviembre de 1935.
 (2) Nos referimos tanto a la promoción social y acceso a los cenáculos universitarios para quienes carecían de oportunidades por su situación económica, cuanto a esa labor que gozó de predicamento desde finales del siglo XIX, la "Extensión Universitaria", que constituía una manera de abrir las puertas de la Universidad a aquéllos que no accedían a ella, acercándoles conocimientos básicos de las diversas ciencias, útiles para su desenvolvimiento personal. A través de esa tarea, que era encarada por los estudiantes bajo la guía de profesores, devolvían a la sociedad lo recibido gracias a ella.
 (3) PETIT, Carlos. "Juristas y pasiones", en Pasiones del jurista: amor, memoria, melancolía, imaginación, Ed. Centro de Estudios Constitucionales, Madrid, 1997, pp. 9-22.
 (4) Thomson Reuters, La Ley, quienes somos, en www.old.laley.com.ar. A través de esta página se obtiene un conocimiento completo de la diversificación territorial, temática y empresarial de la Editorial, que comprende incluso un programa "La Ley solidaria", dedicado al voluntariado corporativo en su seno, trabaja con la Fundación Cimientos para evitar la deserción escolar de alumnos entre 13 y 17 años a través de becas, colabora con la Fundación Cedemil, dedicada al empleo de personas con discapacidad, se dedica al apadrinamiento de escuelas rurales y ofrece planes pedagógicos específicos a través de la Asociación Misiones Rurales Argentinas.
 (5) PUGLIESE, Maria Rosa. Las Revistas Jurídicas en la Argentina en la primera mitad del siglo XX: una mirada cultural y didáctica sobre el género, Revista de Historia del Derecho nro. 47, Ed. Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho, Buenos Aires, pp. 105/148. La Revista creada por Savigny para ser portavoz de la Escuela Histórica del derecho en Alemania, mantuvo su vigencia.
 (6) TAU ANZOÁTEGUI, Víctor, "Las Ideas jurídicas en la Argentina", Abeledo Perrot, 3ra. Ed, Buenos Aires, 1997 y La Revista en la cultura...op. cit..
 (7) LEIVA, Alberto David, "Del periodismo forense a la revista jurídica", La Revista en la cultura...op. cit., pp. 57 y ss.
 (8) Prologo de Jurisprudencia Argentina, Anastasi hace una relación de éstas y se queja de esa sequedad.
 (9) En Revista Jurídica, 1895, pp. 71-72.
 (10) TAU ANZOÁTEGUI, Víctor. "La Revista en la cultura contemporánea", Buenos Aires, 1997, En esa misma publicación Alberto David Leiva, "Del periodismo forense...", op. cit., pp. 57 y ss.
 (11) Antología del Pensamiento Jurídico Argentino, 1901-1945, al cuidado de Víctor Tau Anzoátegui, Inhide, 2 tomos, Buenos Aires, 2008. En ella, Pugliese, "Las revistas jurídicas", pp. 29-34 y textos pp. 37-72 Tomo II, Buenos Aires, 2008. .
 (12) Sobre la época, Nueva Historia de la Nación Argentina, al cuidado de TAU ANZOÁTEGUI, Víctor, "Academia Nacional de la Historia", t. 5, 6, 7 y 8, Buenos Aires, Ed. Planeta, Buenos Aires, 2000-2001, PUGLIESE, Maria Rosa, "La denominada "crisis del derecho", desde la perspectiva argentina durante el período de entre guerras mundiales", en Derecho Privado y modernización en América Latina y Europa en la primera mitad del siglo XX, Maria Rosario Polotto, Thomas Keiser, Thomas Duve (eds.). Global perspectivas on Legal Histoy, Frankfurt, Max Planck Institute for European Legal History, 2015, pp. 83/118 y demás trabajos allí contenidos.
 (13) Para esta descripción contamos con la colaboración del Arquitecto Eduardo Gabor.
 (14) PUGLIESE, Maria Rosa. "Las revistas jurídicas....op. cit, Revista Historia del Derecho nro. 47. Colmo, Alfredo, La cultura jurídica y la Facultad de Derecho, Bs. As, Ed. Otero y Cia, 1915, pp. 58/59.
 (15) Prólogo al Repertorio de la Revista Jurídica La Ley, 1938. En uno de sus párrafos dijo "... como nuestra revista es un inventario de una labor colectiva, en que corresponde parte mínima a la Dirección, y la tarea principal es, en cambio, de los colaboradores, quiero expresar el reconocimiento de La Ley a quienes han compartido con nosotros la tarea de anotar sentencia o de realizar estudios doctrinarios". Esa afirmación ha sido minimizada por quien fue su secretario Ernesto Viglino, quien afirmó que la tarea principal recaía en Anastasi, quién determinaba las sentencias a publicar y/o anotar y se ocupaba hasta cualquier hora de la noche para llevar a cabo esa ímproba labor. En Revista del Colegio de Abogados de La Plata, V, 10, 1963, p. 16. Justo, Alberto M. "Anastasi en la senda jurisprudencial", en Revista del Colegio de Abogados de La Plata, Año V, nro. 10, enero/junio, 1963, p. 19.
 (16) TAU ANZOÁTEGUI, Víctor. "La Revista jurídica en la cultura contemporánea", Ed. al cuidado de Víctor Tau Anzoátegui, Buenos Aires, 1997.
 (17) JUSTO, Alberto M. "Anastasi en la senda jurisprudencial", en Revista del Colegio de Abogados de La Plata, año V, nro. 10, enero/junio 1963, p. 19/33. En la misma publicación, FERNÁNDEZ GIANOTTI, Enrique "La lección de Anastasi, pp. 165/180. PUGLIESE, Maria Rosa, "La Revista de Jurisprudencia Argentina: los orígenes de una larga empresa editorial", en La Revista en la cultura...op., cit., pp. 209/210.
 (18) En esa tarea estamos trabajando.
 (19) Revista Jurídica LA LEY, T. 18, pp. 1025 y ss., in re González.
 (20) GROSSI, Paolo. La cultura delle Riviste giuridiche italiane, "Pagina introduttiva", en Quaderni Fiorentini per la Storia del Pensiero Giuridico Moderno nro..16, 1987, p. 1. Idem, "Las revistas jurídicas: un vacío histórico que es necesario colmar", en La Revista Jurídica en la cultura..., op. cit, p. 26. Así lo expresamos en "Las revistas jurídicas en la Argentina en la primera mitad del siglo XX. Una mirada cultural y didáctica sobre el género", en Revista de Historia del Derecho nro. 47, Inhid, junio 2014, on line red. SCIElO
 (21) PUGLIESE, Maria Rosa. "las revistas jurídicas en la Argentina...", op. cit., citada en la nota anterior. COLMO, Alfredo, La cultura jurídica y la Facultad de Derecho, Bs. As, Ed. Otero y Cia, 1915, pp. 58/59.
 (22) LÓPEZ DE OÑATE, Flavio. La certezza del diritto, 1943. En castellano, La certeza del derecho, Buenos Aires, Ed. Jurídicas Europa-América, 1952. Pugliese, "Las revistas...", op. cit., en n. 18
 (23) Prólogo del Repertorio de la Revista Jurídica La Ley de 1938, Buenos Aires.
 (24) Revista Jurídica La Ley, Tomo 1, sección jurisprudencia extranjera, p. 5 y ss, acción subrogatoria.
 (25) GNECCO, Emilio P. "Homenaje a Juan Carlos Rébora, Anales de la Academia Nacional de Ciencias Morales y políticas, sección Doctrina, 2011, pp. 19/20.
 (26) Según Repertorio A-I, de 2006, Bs. As, 2007, La Ley sociedad anónima. Revista Jurídica argentina LA LEY.
 (27) Editó la Revista de Responsabilidad Civil y Seguros, mensual. El suplemento Universitario, al que ya hicimos referencia y la Revista Enfoques, Contabilidad y Administración, para atender a los asesores del mundo empresarial, tanto abogados cuanto especialistas en ciencias económicas y finalmente Lexco Previsional, que comprendía en CD lo provisional y la seguridad social, discontinuada a partir de la salida de La Ley Online Cs. Económicas.
 (28) Para quién desee tener una información pormenorizada de la amplia gama de publicaciones y la descripción de su contenido, en todos los soportes y del activo desarrollo de esta empresa, vale ingresar en la página de Internet "Thomson Reuters. La Ley", para satisfacer esa inquietud.
 (29) Repertorio de la Revista Jurídica LA LEY, Buenos Aires, 1938. Ver en Tau Anzoátegui, Víctor, coord. Antología del pensamiento jurídico argentino, Pugliese, "Las revistas jurídicas: su función", Tomo 2, Inhide, Buenos Aires, 2008.
 (30) Revista Jurídica LA LEY, T. 4, pp. 1025 y ss. El caso se refería a un portero que recibió graves quemaduras por el estallido de un calentador que usaba para preparar su comida, en un ámbito reducido e incómodo, el rellano de la escalera. El juez fijó una indemnización en una suma equitativa para cubrir el lucro cesante y la incapacidad absoluta y permanente.
 (31) Se analiza en PUGLIESE, Maria Rosa "Las revistas jurídica...", Revista Historia del Derecho, op. cit.. .
 (32) Revista Jurídica LA LEY, T. 4, op. cit., p. 1030.
 (33) JUSTO, Alberto. "La actitud del juez frente a la transformación del derecho", Revista Jurídica LA LEY, T. 9, sección doctrina, p. 43, con cita de P. Scholten "L'interpretation de la loi et la justice", en Annales de l'Istitut de Droit comparé de l'Université de Paris, Ed. Recueil Sirey, 1936, T. II, pp 3 y ss.
 (34) Revista Jurídica LA LEY, T. 89, 1958, pp. 500 y ss, caso in re "Bruno, Pedro" (27-9-1957), que trataba sobre especulación ilícita. El fallo de primera instancia, respondió al criterio que expuso Aftalión. Por su parte, la Corte expresó un criterio diverso, pues el art. 5 de la ley 12830, en cuanto dejaba a la reglamentación, determinar los registros cuya omisión declara punible, importaba crear una norma penal en blanco, cuya existencia, en principio, no era incompatible con la garantía constitucional de "nullum crimen sine lege" (art.18 C.N.) siempre que se trate del ejercicio de una facultad meramente reglamentaria, destinada a precisar elementos de hecho.
 (35) Remitía a un trabajo propio, "Acerca de la culpabilidad y el error "juris", diario La Ley, julio 24 de 1957.
 (36) Analizaba la cuestión en base a su estudio "El derecho penal social-económico, expuesto en el VI Congreso Internacional de Derecho Penal" (1953).
 (37) Revista Jurídica LA LEY, T. 89, p. 504.
 (38) Revista Jurídica LA LEY, T. 50, 1948, pp. 876 y ss.
 (39) Idem n. 37, p.876, remitiendo al Tomo 3 del Suplemento al Tratado de Baudry Lacantinerie.
 (40) Idem n. 37, p. 880.
 (41) Revista Jurídica LA LEY, T. 89, p. 151 y ss. Se trataba de un juez de la Cámara Nacional de Apelaciones de la Justicia de Paz de la capital, al que la revolución lo declaró en comisión. El presentante pidió la inconstitucionalidad del decreto para que no se lo desplazase.
 (42) Idem n. 35, p. 152. Remitía a su libro Derecho Constitucional, 2da Ed. 1954, p. 521, donde expresaba que la declaración en comisión era una forma de modificar el status del funcionario y preparar su cesantía.
 (43) Fallos Corte Suprema, T. 201, p. 245; t.203, p. 5.
 (44) En consonancia con la sentencia publicada en Fallos T. 156, p. 318.
 (45) Revista Jurídica La Ley, T. 1986-E, pp. 647-682.
 (46) Revista Jurídica LA LEY, T. 1986-E, p. 470.
 (47) Idem n. 44, p. 652
 (48) Idem n. 47, p. 656.
 (49) Idem n. 47, p. 660
 (50) Idem n. anterior, p. 677.
 (51) Revista Jurídica LA LEY, T. 1986-E, p. 681
 (52) Revista Jurídica LA LEY, t. 1986-E, pp. 647 y ss.
 (53) Revista Jurídica LA LEY, T. 1986-E, p. 649, donde remite a múltiples fallos..
 (54) Repertorio de la Revista Jurídica LA LEY, Buenos Aires, 1938. Ver en TAU ANZOÁTEGUI, Víctor, coord. Antología del pensamiento jurídico argentino, PUGLIESE, "Las revistas jurídicas: su función", Tomo 2, Inhide, Buenos Aires, 2008.

* La Ley online AR/DOC/4006/2015