sábado, 5 de agosto de 2017

CRONOGRAMA DE HISTORIA DEL DERECHO (CARRERA FRANCO-ARGENTINA DE ABOGACÍA-USAL)





CRONOGRAMA DE

HISTORIA DEL DERECHO (CARRERA FRANCO-ARGENTINA DE ABOGACÍA-USAL)


1er año
Profesor Titular: Dr. Sandro Olaza Pallero




4/8.    Presentación del curso y de la materia.

11/8.  La Historia del Derecho. ¿Para qué sirve? Historicidad del Derecho. Explicación del TIIC*. ¿Cómo trabaja un historiador del Derecho? Investigación. Fuentes. Heurística.

18/8.   Período hispanorromano. El sistema romano. El pensamiento jurídico greco-romano. La romanización de España. Notas del derecho romano. Derecho romano hispano.

25/8.  Período visigótico. Marco histórico general. Caracteres generales del Derecho. Textos legales visigóticos. Elementos formativos del Derecho visigótico.

1/9.     Período altomedieval. Marco histórico general. El Derecho musulmán en España. La reconquista española. La repoblación, los fueros y las cartas pueblas.

8/9.     Período bajomedieval. Iglesia y reforma, siglos XI y XII. La doctrina escolástica. El Derecho canónico. Escuela de Bolonia. Glosadores. Comentaristas. Obra legislativa de Alfonso X el Sabio. Las Partidas. Ordenamiento de Alcalá de Henares.

15/9.   Período moderno. Segunda escolástica. El descubrimiento de América. Señorío de los Reyes Católicos. La Recopilación de 1680. Derechos indígenas. La organización jurisdiccional de las Indias Occidentales. El Río de la Plata durante los siglos XVI y XVII.

22/9.    Período contemporáneo. Ideas jurídicas. El despotismo ilustrado y su influencia. Fundamento jurídico-político de la Revolución de Mayo. Problema de la forma de gobierno: federalismo y unitarismo. Preexistencia de las provincias o del Estado nacional.  

29/9. Primer parcial.   

6/10.    Misión francesa (no hay clases).

13/10.  Misión francesa (no hay clases).

20/10. Constitucionalismo. La Declaración de Independencia norteamericana. Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Provincias Unidas del Río de la Plata: Rechazo de la Constitución de 1826. La época de Rosas. La Asociación de Mayo. La Constitución de 1853. Las reformas de 1860 y 1866.

27/10.  Codificación. Codificación iberoamericana. Argentina. Los Códigos Civiles francés y argentino. Codificación penal. Positivismos. Positivismo económico, normativo, sociológico y biológico.

3/11.  Segundo parcial. Entrega del TIIC.

Final: Fecha a designar.

* Temas del TIIC a elección del alumno:

1) Constitución de 1853: Visiones de Alberdi, Sarmiento y Gorostiaga.
2) La Generación de 1837.
3) Formación del Estado federal argentino.
4) Los afroargentinos en tiempos de la Confederación Argentina.

5) Rosas y su política con los indígenas.

viernes, 4 de agosto de 2017

HISTORIA DEL DERECHO-PROGRAMA USAL CURSO FRANCO-ARGENTINO




CARRERA FRANCO-ARGENTINA DE ABOGACÍA

Programa de

HISTORIA DEL DERECHO
1er año
Profesor Titular: Dr. Sandro Olaza Pallero



I. UNIDAD INTRODUCTORIA

A. La Historia del Derecho. ¿Para qué sirve? Historicidad del Derecho.
B. ¿Cómo trabaja un historiador del Derecho? Investigación. Fuentes. Heurística. Reconstrucción. Exposición.
C. Necesidad de la Historia del Derecho en los planes de estudio. Historia de la historiografía jurídica. La historia jurídica argentina.

II. PERÍODO HISPANORROMANO

A. El sistema romano. El pensamiento jurídico greco-romano. La romanización de España.
B. Notas del derecho romano. Derecho romano hispano. Derecho natural clásico.
C. El Imperio y el Derecho en una época de crisis y decadencia. La nueva fuerza de la costumbre.

III. PERÍODO VISIGÓTICO

A. Marco histórico general. Caracteres generales del Derecho. Textos legales visigóticos.
B.  Elementos formativos del Derecho visigótico. Los visigodos como conservadores del legado romano.

IV. PERÍODO ALTOMEDIEVAL

A. Marco histórico general. Dispersión normativa. El Derecho musulmán en España.
B.  La reconquista española. Fuentes del Derecho castellano. 
C. La repoblación, los fueros y las cartas pueblas.

V. PERÍODO BAJOMEDIEVAL

A. Iglesia y reforma, siglos XI y XII. La doctrina escolástica. El Derecho canónico.
B.  Escuela de Bolonia. Glosadores. Comentaristas. Difusión de los estudios jurídicos.
C. Baja Edad Media castellana. Obra legislativa de Alfonso X el Sabio. Las Partidas. Ordenamiento de Alcalá de Henares.

VI. PERÍODO MODERNO

A. Segunda escolástica. El descubrimiento de América. Donación pontificia. Señorío de los Reyes Católicos. El desarrollo de la conquista.
B.  El Derecho Indiano. La Recopilación de 1680. Derechos indígenas.
C. La organización jurisdiccional de las Indias Occidentales. Los fueros especiales. Otros fueros.
D. El Río de la Plata durante los siglos XVI y XVII. El sentido colonizador y la organización política. La conquista espiritual.


VII. PERÍODO CONTEMPORÁNEO

A. Ideas jurídicas. El despotismo ilustrado y su influencia. Los juristas del siglo XVIII.
B. Estado argentino. Fundamento jurídico-político de la Revolución de Mayo. Problema de la forma de gobierno: federalismo y unitarismo.
C. Preexistencia de las provincias o del Estado nacional. Crisis del federalismo.
D. La enseñanza elemental. Fundación de la Universidad de Buenos Aires. La enseñanza del Derecho.  

VIII. CONSTITUCIONALISMO

A. Las Declaraciones de Derechos. La Declaración de Independencia norteamericana. Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. 
B. El Congreso de las Provincias Unidas del Río de la Plata de 1824 a 1827. La Ley Fundamental. Rechazo de la Constitución.
C. La época de Rosas. La Asociación de Mayo.
D. La Constitución de 1853. El conflicto entre la Confederación y Buenos Aires. Las reformas de 1860 y 1866.

IX. CODIFICACIÓN

A. Escuela de la Exégesis. Federico Carlos von Savigny. Ciencia de las Pandectas o jurisprudencia de conceptos. Naturalismo jurídico.
B. Codificación iberoamericana. Argentina. Los Códigos Civiles francés y argentino. Descodificación.
C. Código de Comercio.
D. Codificación procesal. Antecedentes. Procedimiento civil. Procedimiento penal.
E. Codificación penal. Antecedentes. Proyecto de Carlos Tejedor. Primer Código Penal. Segundo Código Penal.

X.  POSITIVISMOS

A. Comte. Orígenes y características del positivismo.
B. Escuela de la exégesis tardía.
C. Positivismo económico, normativo, sociológico y biológico.
D. Positivistas argentinos.


BIBLIOGRAFÍA PRINCIPAL:

-Levaggi, Abelardo, Manual de Historia del Derecho Argentino, Buenos Aires, Lexis Nexis-Depalma, 2001- 2005, 3 tomos.
-Lorente, Marta y Vallejo, Jesús (Coordinadores), Manual de Historia del Derecho, Valencia, Tirant lo Blanch, 2012.
-Rabinovich-Berkman, Ricardo, Un viaje por la Historia del Derecho, Buenos Aires, Quorum, 2002.
-Rabinovich-Berkman, Ricardo, Historia del Derecho. Un desafío apasionante, Buenos Aires, La Ley, 2014.
-Tau Anzoátegui, Víctor y Martiré, Eduardo, Manual de Historia de las Instituciones Argentinas, Buenos Aires, Emilio J. Perrot, 2005.
-Zorraquín Becú, Ricardo, Historia del Derecho Argentino, Buenos Aires, Perrot, 1988, 2 tomos.

BIBLIOGRAFÍA COMPLEMENTARIA:

-Abásolo, Ezequiel, Bastante más que degradantes andrajos de nuestra pasada esclavitud. Fragmentos sudamericanos de la pervivencia de la cultura jurídica indiana durante el siglo XIX, Buenos Aires, Instituto de Investigaciones de Historia del Derecho, 2014.
-Levaggi, Abelardo, Judicatura y Política. La justicia federal en las provincias argentinas (1863-1883), Buenos Aires, Ciudad Argentina, 1997.
-Levaggi, Abelardo, Las cárceles argentinas de antaño (Siglos XVIII y XIX): Teoría y realidad, Buenos Aires, Ad-Hoc, 2002.
-Levaggi, Abelardo, Dalmacio Vélez Sarsfield, jurisconsulto, Córdoba, Universidad Nacional de Córdoba, 2005.
-Levaggi, Abelardo, Confederación y federación en la génesis del Estado argentino, Buenos Aires, Universidad Nacional de Buenos Aires, 2007.
-Levaggi, Abelardo, La enfiteusis en la Argentina (siglos XVII-XX). Estudio histórico-jurídico, Buenos Aires, Universidad del Salvador, 2012.
-Levaggi, Abelardo, Paz en la frontera. Historia de las relaciones diplomáticas con las comunidades indígenas en la Argentina (siglos XVI-XIX), Buenos Aires, Universidad del Salvador, 2014.









lunes, 3 de julio de 2017

CRONOGRAMA CURSO INVIERNO 2017




Clase Introducción Obligatoria: 4/7/17

10/7     Presentación del curso.

11       Historia e historia del derecho. Objetividad del historiador. Fuentes.

12     1. Estado argentino: a. Problema de la forma de gobierno. Preexistencia de las provincias argentinas o del estado nacional.                          
          
13      Crisis del federalismo. Formación de los poderes nacionales. b. Presupuestos del federalismo moderno. Primeros sistemas federativos.   Nacimiento de la teoría federal.

14   Representación nacional de Santa Fe (1828-1829). d. Época de Rosas.   Consideraciones generales.  

17       Pacto Federal de 1831.

18       Idea de Rosas sobre la Confederación Argentina y la organización constitucional.

19       Generación de 1837.     
     
20      e. Relaciones diplomáticas con las comunidades indígenas desde 1829 a 1860. El “negocio pacífico” con los indios.                     

21    2. Los reglamentos de administración de justicia: a. Reglamentos nacionales. Consideraciones generales.  b. Proyecto de ley de la provincia de Buenos Aires sobre la reforma judicial elevado por la Cámara de Justicia al gobierno el 12 de abril de 1833.

24    c. Tendencias del derecho procesal patrio. Independencia del poder judicial. Unidad de jurisdicción.

25       Jueces: 1) corriente antiletrada. Juicio por jurados. 2) durabilidad e inamovilidad.


26         d. Protección de los deudores: limitación de la prisión por deuda y del embargo. e. Restricción de la pena de muerte.

27      Derecho penal: a. Características. b. Derecho penal provincial. c. Constitución Nacional. d. Pena de muerte. Legislación y doctrina hasta 1853. e. Sistema carcelario.

28      Explicación del TIIC.   
31   Explicación del TIIC.   

1/8   Explicación del TIIC.   

2    4. Organización constitucional: a. Hacia el Congreso General Constituyente.
b. Federalismo alberdiano.

3     c. Constitución de 1853. Precisiones lingüísticas de Sarmiento. d. Naturaleza de la relación de Buenos Aires con la Confederación.

4       e. Reforma constitucional de 1860.

7       Entrega de los TIIC.  Exposición de los TIIC.

8       Exposición de los TIIC

9       Exposición de los TIIC

10     Exposición de los TIIC


11/8      Notas y firma de libretas.  

jueves, 8 de junio de 2017

A 75 AÑOS DE LA CREACIÓN DE LA JUNTA DE HISTORIA ECLESIÁSTICA ARGENTINA: APORTES DE FIGURAS REPRESENTATIVAS DE LA HISTORIOGRAFÍA DE LA IGLESIA RIOPLATENSE


JUNTA DE HISTORIA ECLESIÁSTICA ARGENTINA

75° ANIVERSARIO DE  SU CREACIÓN

JORNADA ANUAL

Jueves 22 de junio


APORTES DE FIGURAS REPRESENTATIVAS DE LA HISTORIOGRAFÍA DE LA IGLESIA RIOPLATENSE


16, 30 hs. Apertura: Palabras del Presidente de la Junta de Historia Eclesiástica Argentina Pbro. Dr. Ernesto Salvia.


“Guillermo Furlong”              Dr. Sandro Olaza Pallero.       


“Vicente D. Sierra”               Lic. Carlos Pesado Palmieri.


“Cayetano Bruno”                 R. P. Alejandro León SDB


LUGAR: Corporación de Abogados Católicos (Santa Fe 1206 1° “A”-C.A.B.A.)


19,00 hs. Misa de Acción de Gracias y memoria de los miembros fallecidos presidida por Mons. Martín de Elizalde obispo emérito de 9 DE JULIO en la Parroquia San Nicolás de Bari (Santa Fe 1352-C.A.B.A.).

viernes, 12 de mayo de 2017

EL PANÓPTICO (JEREMÍAS BENTHAM)







Jean-Pierre Barou: El Panóptico de Jeremías Bentham es una obra editada a finales del siglo XVIII que ha permanecido desconocida. Sin embargo, tú has escrito una serie de frases sobre ella tan sorprendentes como éstas: "Un acontecimiento en la historia del espíritu humano", "Una especie de huevo de Colón en el campo de la política". Por lo que se refiere a su autor, el jurista inglés Jeremías Bentham, lo has presentado, como el "Fourier de una sociedad policial"'. Para nosotros es un misterio. Pero, explícanos, cómo has descubierto El Panóptico. 

Michel Foucault: Estudiando los orígenes de la medicina clínica; había pensado hacer un estudio sobre la arquitectura hospitalaria de la segunda mitad del siglo XVIII, en la época en la que se desarrolla el gran movimiento de reforma de las instituciones médicas. Quería saber cómo se había institucionalizado la mirada médica; cómo se había inscrito realmente en el espacio social; cómo la nueva forma hospitalaria era a la vez el efecto y el soporte de un nuevo tipo de mirada.


BENTHAM, Jeremías, El Panóptico, Madrid, Ediciones de la Piqueta, 1979. 

https://iedimagen.files.wordpress.com/2012/02/bentham-jeremy-el-panoptico-1791.pdf  

http://www.pensamientopenal.com.ar/system/files/2014/12/doctrina37466.pdf

miércoles, 1 de febrero de 2017

DELITOS SEXUALES Y PENALIZACIÓN EN LA VENEZUELA DEL SIGLO XVIII – LA CRIMINALIDAD EN VENEZUELA COLONIAL: CASO DE BESTIALIDAD





Por Juan Carlos Reyes *


            “En el pleito y causa que de oficio de justicia se ha seguido contra Francisco Joseph de Villegas, de color pardo, natural de esta ciudad sobre el delito y crimen de pecado de sodomía que cometió y ejecutó con una burra en el pago de Guarenas el día quatro de julio próximo pasado de este año en un monte de dicho pago, vistos los autos con lo demás que convino etcétera.
Fallo atento a ellos y méritos del proceso que por lo que resulta contra el referido Francisco Joseph Villegas le devo de condenar y condena en pena de muerte en cuya conformidad será sacado de la cárcel Real donde se halla preso al lugar donde estubiere el patíbulo y en el en la forma más conveniente por defecto de verdugo, se ejecutará en el sitio dicho la dicha pena hasta que naturalmente haya muerto, y la dicha burra que sea traída a esta ciudad sea sacada a lugar competente y en el será muerta quemada y por esta mi sentencia que se ejecute sin embargo de cualquiera apelación definitivamente juzgando asi lo pronuncio mando y firmo, sin aser condena de bienes por no constar tenga ningunos dicho reo. Don Martín de Lardizábal”.
“En la ciudad de Caracas en cinco de agosto de mil setecientos treinta y cuatro años, yo el escribano pongo por dilixencia haberse executado la sentencia de muerte proferida contra Francisco Joseph de Villegas de lo qual do fe= Gascón. Escribano”.
El escrito anterior es una sentencia extractada de un expediente levantado contra un poblador de la ciudad de Guarenas en el siglo XVIII. El juez que la dispuso, Martín de Lardizábal, era gobernador y capitán de la Provincia de Venezuela, pero además poseía tal poder e idoneidad que en su curriculum encontramos: pertenencia al Consejo de su Majestad, alcalde del crimen de la Audiencia de Zaragoza, electo alcalde de su casa y corte, y además de su nombramiento para Venezuela se hizo con la jerarquía de comandante general de la Provincia.
La motivación de esta sentencia dictada por el juez Lardizábal, así como la de muchas otras que se dictaban por delitos de orden sexual, no es más que el castigo por la violación del orden natural e incluso celestial impuesto tanto por la Iglesia como por el Estado para normar la forma de actuar de los hombres en la tierra.
Es necesario, para comprenderla, introducirse en los cuadros de vida y costumbres, así como en la mentalidad de la época, pues la violencia que en ella se observa era cotidiana, normal y perfectamente comprensible para los pobladores de estas tierras en el siglo XVIII, ubicados como un todo, es decir que abarcaba la ideología de la generalidad de las esferas sociales.
Es preciso puntualizar a su vez, que en la sociedad monárquica, todos los poderes de organización social se resumían en la persona del soberano -aún faltaba tiempo para que la Revolución Francesa rompiera drásticamente con tal estado de cosas e impusiera un nuevo y moderno orden- y, e este modo toda acción que infringiera las normas del equilibrio social, o contraviniera la armonía de la institución familiar, era, en principio, un ataque a la persona del rey, por tanto, todo delito en esencia debía ser considerado “crimen majestatis”.
Pero, además, los jueces que impartían justicia en territorios tan alejados de la sede metropolitana actuaban como personeros ejecutantes de los mandatos soberanos, y aun cuando contaran con cierta libertad de acción o arbitrio judicial, en lo fundamental obedecían e imponían las normas morales e ideológicas que dimanaban de España a todos sus dominios, bajo una especie de vigilancia por “control remoto”, más fácilmente apreciable en este terreno de las ideas que en cualquier otro.
Conviene aquí hacer una precisión sobre la idea de la muerte. La idea de la muerte, tan temida por la cultura occidental de nuestros tiempos, ha sido distinta en diversas épocas, y por su parte el siglo XVIII poseía su propia visión del “término de la vida”; no es que no se le temiera, sino que estaba “más a la mano”; era algo más rutinario, más normal, pues la situación demográfica y biológica del hombre de entonces le hacía enfrentarse a ella en todo momento. Las enfermedades y el hambre, lo recurrente de las mortíferas epidemias, la mortalidad infantil exagerada, lo precario del equilibrio bio-agrícola, hacían de la muerte algo familiar.
Por tanto, una decisión judicial de condena a muerte, que representa a nuestros ojos signos de crueldad y violencia, es probable que para los pobladores del siglo XVIII representara, en términos reales, simplemente un castigo y la satisfacción de la vindicta pública, sin entrar en consideraciones de lo justo o injusta de la pena, o lo bien o mal que haya sido vista por el pueblo.
Es importante ahora pasearnos, groso modo, por la visión que la iglesia católica poseía acerca del asunto. La institución eclesiástica gracias a una poderosa y estricta organización logra ordenar a través de sus escritos las ideas de cómo debería funcionar el mundo, y a su vez el cómo normar el comportamiento de los hombres. Por ende, a lo largo de su dilatada trayectoria ha condenado como pecado la bestialidad, manteniendo esto casi invariablemente en su doctrina hasta nuestros días.
La concepción religiosa de corregir el pecado de lujuria se mantiene incólume a través de siglos, en tanto que el esperado reino de Dios en la tierra implicaba el mantenimiento de los preceptos considerados inamovibles para el mejor sostenimiento de una sociedad apta para vivir en ellas, y que castigara todo aquello que atentara contra el orden natural de las cosas.
En consecuencia, si hablamos de la sociedad colonial venezolana no podemos obviar la influencia que dentro de ella, tenían las ideas cristianas esparcidas a todo el mundo occidental conocido, pero a su vez tampoco se debe dejar de lado el afianzamiento de un estado que pretendía el control de las actuaciones de cada uno de sus súbditos. Ya no con la amenaza ideal de impedirles el disfrute de un feliz destino ultraterreno sino con algo más particular, concreto y terrenal, que era el castigo de los hombres por los mismos hombres (el Estado), a quien infringiera la norma. En resumen no basta el castigo del alma, hay que castigar el cuerpo, el individuo.
El Estado civil, por tanto, absorbe muchas de estas ideas y doctrinas eclesiásticas para ser aplicadas como lo que efectivamente eran, mecanismos de control social que pretendían vigilar al individuo hasta lo más íntimo de su ser, su sexualidad; y de allí que la condena de estas prácticas, puede afirmarse, servía a ambas instituciones, civil y eclesiástica, sin negar con esto el ancestral enfrentamiento que por motivos políticos, económicos e ideológicos han mantenido.
En este orden de ideas vemos como ya desde los inicios, la doctrina católica condena tales prácticas bestialistas con el rigor y la dureza que se vivía en los primeros tiempos de la era cristiana. Los textos de la Biblia -Antiguo Testamento- arrojan las primeras informaciones que se conocen respecto al tema, como vemos en el libro del Levítico, en el capítulo 18 “sobre la moralidad sexual” en que se dice: “ni con ningún animal tendrán ayuntamiento amancillándote con él, es perversión” (Levítico 18:23).
Pero la Biblia no solamente invoca lo inmoral del pecado sino que a la vez impone la norma que ha de seguirse en el mencionado caso. El libro del Éxodo, en su capítulo 22 acerca de las “Leyes morales y religiosas”, lo expone de manera clara y precisa: “El que tenga ayuntamiento con bestia, ha de morir” (Éxodo 22:19).
La institución eclesiástica, mediante el pensamiento de grandes teólogos, fue analizando la cuestión a lo largo del tiempo, y en ello se observa una actitud casi inalterable respecto a la observación que se hacía del pecado. Incluso, para el siglo XVIII, los manuales de estudio teológico mantienen idénticas concepciones que permiten conservar aquellas disposiciones cristianas que se pretenden inamovibles y que la iglesia propugna como conductas que es necesario extirpar pues enfrentan sus principales columnas ideológicas.
El problema se centró entonces en la generalización de la lujuria como pecado, y se le ha dividido fundamentalmente en siete faltas distintas. De esta forma, encontramos enumeradas las siguientes materias: simple fornicación, el adulterio, el estupro, el incesto, el rapto, el sacrilegio y los pecados contra la naturaleza.
Pero es Santo Tomás de Aquino en sus obras (específicamente en la Suma Teológica) quien comienza a ordenar de manera metódica los preceptos que han de regir en la comprensión del asunto y también a analizarlos según la concepción cristiana, para de manera bastante precisa y sencilla exponer tan enrevesada materia.
“En la cumbre de la escala -nos dice Tomás de Aquino- con gravedad excepcional se encuentran los pecados contra la naturaleza”.
“Entendemos por tales todos los actos lujuriosos que repugnan al orden y modo establecido por la naturaleza para realizar el acto venéreo, cuyo fin es la concepción y generación (…) Hasta el presente, la lujuria se mantenía dentro de las normas señaladas por la naturaleza para poder conseguir el fin del acto; todos conducían a la concepción humana. En el vicio contra la naturaleza se rompe incluso ese orden, al fin, se obstaculiza, se impide la consecución del mismo. Se mantiene todo lo que hay de placer venéreo, pero se rompe el proceso normal de concepción” (S.T. 2-2 q. 154 intr.).
Pero Santo Tomás no se queda solamente en el análisis somero de los pecados contra la naturaleza, sino que ordena y detalla a cada uno para su mejor comprensión; en el caso tratado nos dice: “Producción del placer venéreo mediante el coito carnal con seres de especie distinta de la racional; es el vicio denominado de la bestialidad” y acota a continuación la postura moral que debe guiar para su juicio: “es gravísimo y extremadamente bochornoso” (S.T. 2-2. q. 154 intr.).
Sin embargo, en la concepción tomista se observa una jerarquización de la diversidad de pecados que implica la lujuria; y en ella las de hacer notar la importancia del análisis que hace acerca de la gravedad de cada uno de los delitos según se atente contra el prójimo, para aclarar y concluir que los pecados contra la naturaleza (dentro de los que se incluye la bestialidad) no son por esta razón los más graves dentro de los correspondientes a la lujuria en general. De esta forma apunta que: “tanto mayor es el pecado cuanto más se opone más a la caridad para con el prójimo que el vicio contra la naturaleza, por el cual a nadie se injuria. Luego no es el mayor de los pecados de lujuria” (S.T. 2-2 q. 154. A. 12).
Por otro lado, es importante mencionar que por revisión hecha a los textos redactados por cronistas y misioneros que visitaron nuestros territorios, no apareció ninguna información que permita afirmar la práctica de la bestialidad entre los pobladores prehispánicos, tal parece entonces que el pecado o delito tenía la marca española y dado el conservaturismo que imponía la religión católica predominante en España, es probable que haya sido una práctica relativamente común en las provincias españolas y que luego fue trasplantada a tierras americanas.
Es así como en los trabajos de Francisco López de Gómara, Felipe Salvador Gilij, Fray Pedro Simón, Antonio de Herrera, Lucas Fernández de Piedrahita, Fray Antonio Caulin, Pierre Pelleprat, Joseph de Acosta, Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, José Gumilla y Fray Pedro de Aguado, no se encuentra siquiera mención al problema.
Hasta aquí hemos podido ver de manera general atisbos de la historia del pecado y sobretodo la concepción eclesiástica que regía su delimitación. Pero entremos ahora en el problema de cómo veía el Estado español la cuestión.
Ya desde las siete Partidas de Alfonso X, en vigencia desde el siglo XIII, podemos encontrar una unidad en su concepción de la bestialidad como pecado, pero ahora, y con la intromisión del Estado, se ha convertido en delito. Su texto es muy preciso:
“Cada uno del pueblo pueda acusar a los omes que fiziesen pecado contra natura, e este acusamiento puede ser fecho delante del juzgador do fiziesen tal yerro. E si le fuere provado, deve morir por ende también el que lo faze, como el que lo consiente (…) esa misma pena deve aver todo ome, o toda muger, que yoguiere con bestia, e deven demás matar la bestia para amortiguar la remembranza del fecho” (Siete Partidas. Part. 7. título 21. ley 2).
Claramente notamos aquí el porqué de la condena a muerte contra el reo y la incineración del animal en la sentencia que citamos al comienzo de este trabajo. Y varios siglos después en la Novísima Recopilación -de principios del siglo XIX- se seguía manteniendo la animadversión a tal delito, aun cuando en su época se encontraba en discusión en toda Europa la utilidad de la pena de muerte para la erradicación del delito y evitar su reincidencia.
Es así que, en la mencionada recopilación, se insiste de manera drástica en el castigo ejemplar del transgresor:
“Porque entre los otros pecados y delitos que ofenden a Dios nuestro señor,  e infaman la tierra especialmente es el crimen cometido contra orden natural; contra el qual las leyes y derechos se deben armar para el castigo de este nefando delito, no digno de nombrar, destruidor de la orden natural, castigado por el juicio divino; por el cual la nobleza se pierde y el corazón se acobarda (…) y porque las penas antes de agora estatuídas no son suficientes para extirpar, y del todo castigar tan abominable delito (…) establecemos y mandamos, que cualquier persona de cualquier estado, condición o preeminencia o dignidad que sea que cometiere el delito nefando contra naturam, seyendo en el convencido por aquella manera de prueba, que según derecho es bastante para probar el delito de heregía o crimen Lesa Majestatis, que sea quemado en llamas de fuego en el lugar” (Nov. Rec. Libro XII, Título XXX, ley 1).
Como hemos visto las leyes en sí mismas contienen una dualidad que manifiesta su estructura interna, y en ellas pueden observarse posturas éticas y morales que persiguen el deseo porque no se cometan transgresiones al orden, pero también la intención explícita de que quien las cometa debe sufrir una pena, un castigo.
Por otro lado, es posible afirmar que el delito de bestialidad no es recurrente, por lo menos por los escasos expedientes que pueden encontrarse en los archivos históricos. Tal hecho probablemente se debe a dos razones íntimamente relacionadas: la primera está vinculada a la privacidad con que se ejecutaba, pues generalmente se hacía en los campos donde se trabajara con las bestias, lo que generó cierta impunidad o que el hecho pasara inadvertido a la justicia o a los mismos pobladores; y la segunda, que implicaba lo necesario que era para el actor utilizar aquellos lugares furtivos que permitieran no ser visto por cualquier potencial acusador, en vista de la repulsión que la sociedad le tenía a dichas prácticas.
El expediente del año 1734, del cual extractamos su sentencia, arroja informaciones muy valiosas para formarnos una idea de la visión con que era visto el delito, así como la represión sexual que se observaba en la época; como ejemplo de ello puede citarse que el acusado no fue capturado por funcionarios de justicia, sino por algunos empleados de la hacienda en que trabajaba, lo que hace suponer que la población condenaba en su fuero interno el delito y por tanto creía en la necesidad de denunciarlo ante algún funcionario de los juzgados. Esto se desprende del auto de proceder del juez que se encargó de la causa:
“En el valle de Santa Cruz de Pacairigua, jurisdicción del pueblo de Guarenas en seis días del mes de julio de mil septecientos treinta y quatro, yo don Juan Agustín Henríquez de Almeida correxidor del pueblo de los Guarenas  sus anexos por su majestad digo: que hoy en este día se me notició que Francisco Joseph Villegas, vecino de la ciudad de Caracas y asistente en esta jurisdicción, ha sido hallado por unos morenos de dichos herederos en la hacienda de su cargo cometiendo el pecado de bestialidad con una burra el día domingo cuatro del corriente y para que semejante delito no quede sin el castigo correspondiente mando a hacer información sumaria del caso…” (Arch. Acad. Nac. Hist. Sección civiles. Arch. I. Vol. 145. exp. 14).
Además, en la confesión hecha por el reo Francisco Joseph Villegas encontramos algunos elementos que sutilmente esbozan la coerción y el control que por la vía sexual se imponía a los pobladores para el acceso a la relación con el otro sexo; la respuesta dada en el interrogatorio por el acusado es bastante explícita:
“…dijo: que es verdad que hizo como tiene dicho y declarado acto torpe con dicha burra dicho día como se le hace cargo pero que la culpa de ello es de su mujer que anda fugitiva desde la última pascua de espíritu santo y por eso y peligrar en buscar la mujer ajena para su desahogo tuvo el acto de que se le hace cargo con dicha burra y responde…” (expediente citado).
Ingenuamente quizás, en otro momento del interrogatorio, el inculpado, al preguntársele sobre la reincidencia en la que pudiera estar incurso por haber cometido el delito en otras ocasiones, afirma no haberlo cometido sino que en esa única oportunidad, sin sospechar la gravedad que contenía su acción a los ojos de la sociedad de entonces, lo que le costaría la vida; su texto expone:
“…y habiéndole vuelto a preguntar y repreguntar y rogar por Dios y la Virgen y todos los santos y bajo el mismo juramento, si ha cometido otro semejante pecado en otra ocasión dijo que no lo ha cometido sino en esta con la burra expresada y que esta es la verdad como si se estuviera confesando para morir, so cargo del juramento que tiene hecho en que se afirma y ratifica…” (expediente citado).
En resumen, hemos podido apreciar la condena a la máxima pena a un individuo por un delito de orden sexual, las razones de ello están en el peculiar juego entre las concepciones civiles y eclesiásticas acerca del mundo y la sociedad.
Por su parte, el estudio de la sexualidad y por ende de las mentalidades no es tarea fácil, sin embargo es factible enfrentarlo ya que las ideas de los hombres tienen siempre manifestaciones concretas en el ámbito social. No sólo los hombres piensan autónomamente, sino que cuando actúan en sociedad, dirigen, controlan, administran e imponen pensamientos al resto de los hombres que con él conviven, de tal modo también crean leyes y un Estado acordes a un orden que se pretende ideal.
La realidad de la vida cotidiana que transcurría en el siglo XVIII, por tanto es posible comprenderla a través de diversas aristas y complejos mecanismos de control social, dentro de los cuales se encuentra el movimiento tribunalicio de la época. En fin, no deja de ser apasionante la intención de hurgar en la mente de aquellos hombres, tutelada por la autoridad de la Iglesia y el Estado.

* Miembro adscripto al Departamento de Investigaciones Históricas de la Academia Nacional de la Historia.

Boletín de la Academia Nacional de la Historia n° 312, Caracas, Octubre-Diciembre, 1995, pp. 111-117.


domingo, 4 de diciembre de 2016

ACERCA DE LA "GRAMÁTICA" Y "DICCIONARIO DE LA LENGUA PAMPA" DE JUAN MANUEL DE ROSAS

Malón de indios (por J. L. Palliére).




                                                         Por Oscar R. Suárez Caviglia

Casi todos los autores que se han ocupado “in extenso” de la vida de Rosas, están contestes en informar que éste dejó escritos, además de sus difundidas “Instrucciones para los mayordomos o encargados de estancias” y otros trabajos inconclusos o perdidos, una “Gramática” y “Diccionario de la lengua Pampa”.
 En su “Vida de Don Juan Manuel de Rosas”, el doctor Manuel Gálvez también lo recuerda, así como el hecho de que en el codicilo a su testamento dispusiera de esas obras.
Efectivamente: en el codicilo aditado por Rosas a su testamento, que firmara en “Burgess Farm” casi un año antes de su muerte, el 22 de Abril de 1876, por la cláusula 24° dispone: “El Diccionario y Gramática Pampa manuscritos, los dejo a Manuelita, por su muerte a Máximo, su esposo, y por muerte de éste, a sus hijos, por escala de mayor edad”.
Pero sólo Adolfo Saldías, que fue poseedor de esas obras en virtud de las circunstancias de todos conocidas, abunda en detalles al respecto y, en la Introducción a sus “Papeles de Rozas” (Sesé y Larrañaga.- La Plata, 1904), dice: “Los únicos trabajos originales que concluyó y que obran en mi archivo son: Gramática de la lengua Pampa, y Diccionario de la lengua Pampa, obras de erudición y paciencias únicas en nuestro país, y tanto más interesante cuanto que se refiere a una raza que la civilización ha extinguido, pues, además de haberlos diezmado, es lo cierto que “los indios, por las circunstancias que rodean su vida, no se multiplican como los cristianos”, según la expresión de Sarmiento. Tuve ocasión en Francia de enseñar la Gramática y el Diccionario al sabio Mr. Ernesto Renán, quien los retuvo en su poder algunos días, al cabo de los cuales me manifestó una opinión en extremo favorable para dichos trabajos. Llegó a prometerme una introducción para publicarlos; pero desgraciadamente falleció en esos meses dejando en las letras y en las ciencias francesas un vacío profundo”.
Movidos por explicable interés, hemos indagado infructuosamente durante largo tiempo respecto al paradero de las mencionadas obras, encontrándolas merced a la referencia que el señor Teodoro Becú hace de ellas en su notable y patriótico trabajo “La colección de documentos de Pedro de Angelis” (Nota 5, pág. 69), donde expresan: “Archivo General de la Nación, Buenos Aires, Papeles del doctor Juan Angel Farini, legajo: Varios. C. E. Allí se encuentran, también, el Diccionario pampa español y español-pampa y una gramática de esta lengua, original de Don Juan Manuel de Rosas, etc.”
No se encuentran en el legajo “Varios C. E.” –el error carece de importancia–, pero sí en el leg. 36 de la mencionada colección, donde hemos podido examinarlas, no sin emoción.
De la “Gramática” encontramos una copia manuscrita, en francés, de 17 páginas, faltando la primera. Creemos se trate de una traducción efectuada por Saldías para facilitársela a Renán en las circunstancias por él referidas en la nota que hemos trascripto precedentemente.
En cuanto al “Diccionario Pampa-Español y Español-Pampa” se trata de un códice de 402 págs. Con escritura de clarísima legibilidad y anotaciones y correcciones de puño y letra del mismo Rosas, dividido en cinco partes, siendo la primera “Un breve diccionario de las voces más usuales”.
La compulsa con trabajos similares, dentro de nuestras posibilidades de estimación, hace plena fe del juicio que a Saldías le merecieran, pues los diccionarios que comprenden parcialmente a la lengua pampa son araucanos –del cual la lengua pampa deriva, entre otras– e incluyen sinnúmero de voces tehuelches, boroganas y ranquelinas.
La obra de Rosas se refiere exclusivamente, dentro de lo que ello es posible, por razones obvias, a la lengua pampa, respecto a la cual sólo hemos encontrado el “Manual o vocabulario de la lengua pampa”, que publicara el Tte. Coronel Federico Barbará en el año 1879, trabajo de alcance limitado y cuyo vocabulario sólo insume cien páginas en formato menor, siendo el diccionario de Rosas, como dejamos expresado, un códice de 402 págs., de las cuales ofrecemos, a título ilustrativo, la reproducción de CUATRO en facsímile reducido; autenticadas por el “Archivo General de la Nación”.
Sin abrir juicio con criterio filológico –que no compete a nuestra consagración– creemos se trata de una obra de positivo valor científico desde el punto de vista  histórico y lingüístico, e invitamos públicamente al “Instituto de Filología” de la “Facultad de Filosofía y Letras” de Buenos Aires, que dirige el doctor Amado Alonso, a prestarle la científica y argentina dedicación que se merece.
Finalmente, queremos destacar otro valor de particular significación histórica que encierran estas obras inéditas de Rosas, evidenciando en ellas por lo que el dominio pleno de la lengua pampa supuso para su autor, como gobernante, por razones psicológicas y humanas de fácil comprensión; es decir, factor principalísimo de éxito en su constante relación con los Señores del Desierto, que se tradujo, para el país, de veinte años de paz en las fronteras.

Bibliografía Consultada

Augusta, Fray Félix José de (Capuchino). “Gramática Araucana”. Valdivia, año 1903.
Febres, Andrés S. J. – “Arte de la Lengua General del Reyno de Chile”. Lima, 1765.
Mitre, B. – “Catálogo razonado de la Sección de Lenguas Americanas”. 3 tomos, 1909.
Groeber, Pablo. – Toponimia Americana”. Bs. Aires, 1926.
Havestadt, Bernardo S. J. – “Chilidugu sive Tractatus de Lingua Seu Ydiomate Yndo Chilensi”. Westfalia, año 1777. (Resume el “Arte Vocabulario y confesionario de la lengua de Chyle”, del Padre Luis de Valdivia, y glosa las “Indículas Universalis” del P. Pomey, Misionero Jesuita de la Araucania.
Barbará, F. – “Manual o vocabulario de la lengua pampa”. 1879.
Tello. – “Toponimia Pampeana”.
Cevallos, Estanislao S. – “Viaje al País de los Araucanos”.
Mansilla, Lucio V. – “Una excursión a los Indios Ranqueles”. 1928.
Cevallos, Estanislao S. – Callvucurá y la Dinastía de los Piedra”.
Cevallos, Estanislao S. – “Painé y la Dinastía de los Zorros”, Relmu, Reina de los Pinares, 1928.
Perón, Juan Mayor. – “Toponimia Patagónica de Etnología Araucana”. (Almanaque del Minist. de Agr. de la Nación. Años 1935 y 1936).

Fuente: 

Boletín del Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas n° 3, Buenos Aires, Marzo de 1945.