sábado, 20 de diciembre de 2014

GRUPOS PARA EXPONER 17-19 HS. COM. 971






27/2

“La Generación de 1837”
-Arango, Rosalía Gabriela        gabriela_seminare@hotmail.com 
-Wajbrust, Priscila                    priscila.osma@gmail.com
-Díaz, Manuelita                       manumodas23@gmail.com
-Bernald, María Miriam           m.bernald.m@gmail.com
-Guerra, Analía                        analiag2398@hotmail.com  

“El derecho penal del Antiguo Régimen a la época de Rosas”
-Guzmán, Enrique Javier        enrique_javier_guzman@hotmail.com
-Benabu, Nadia Mabel            nadiabenabu@gmail.com
-Guevara, Andrés                   guevara69@est.derecho.uba.ar
-Ferez, Mailén Daniela          mailenferez@gmail.com
-Medina, Yésica Romina       romycabj@hotmail.com
-Pacho Tropiano, Manuel     pacho932@est.derecho.uba.ar

“Los primeros gobiernos patrios: Orígenes de federales y unitarios”
-Ferrara, María Mercedes      ferrara677@est.derecho.uba.ar
-Ferrero, Ana Laura              ferrero905@est.derecho.uba.ar
-Gamarra, Aníbal Ezequiel   gamarra486@est.derecho.uba.ar
-Giardina, Carolina               giardina830@est.derecho.uba.ar
-Gómez, Lisandro Nahuel    gomez333@est.derecho.uba.ar
-Gourdy Allende, Victoria     gourdy899@est.derecho.uba.ar
-Latorre, Facundo                  latorre979@est.derecho.uba.ar

1/3

“La propiedad inmueble en la época de Rosas”
-Pirraglia, Juan Pablo               jp_pirraglia@hotmail.com
-Ruta, Luciana                         rutaluciana@gmail.com
-Rodríguez, Yamila F.             yamila.f.rodriguez@hotmail.com
-Alfonsín, Diego                     diego_alfonsin@hotmail.com
-Espinoza, Yanina  Viviana     yaninavespinoza@hotmail.com
-Della Vella, Leandro Ezequiel     leadellavella@yahoo.com.ar

“El pensamiento político constitucional de los caudillos federales”
-Jamus, Julieta Denise                  julietajamus@hotmail.com
-Fernández Moschini, Estefanía   tef.fernandez@hotmail.com
-Romerstein, María Florencia       miarom@gmail.com
-Hinojosa, Laura                           marci_12_14@hotmail.com
-Arauz Picot, Romina                   roarauzpicot@hotmail.com
-Rivero, Eugenia Sol                    eugeniarivero@live.com

“Los usos políticos de la historia”
-Postigo Monzón, Melina               postigo784@est.derecho.uba.ar
-Revoredo Gálvez, Fernando         revoredo527@est.derecho.uba.ar
-Robles Tristán, Rodrigo A.          robles374@est.derecho.uba.ar
-Rodríguez, Marcelo A.                rodriguez095@est.derecho.uba.ar
-Sale, Rita Georgina                     sale485@est.derecho.uba.ar
-Tenorio, María José                     tenorio517@est.derecho.uba.ar
-Wojcik, Erica Daniela                 wojcik259@est.derecho,uba.ar

2/3

“Constitución de 1853: Visiones de Alberdi, Sarmiento y Gorostiaga”
-Carbone, Agustín Nicolás     carboneagustin@hotmail.com
-Sandrini, Juan Sebastián       juanssandrini@yahoo.com.ar
-Lattanzio, Romina Natalia    romina_lattanzio@hotmail.com
-Massara, Esteban Augusto    massaraesteban@hotmail.com
-Vecchiarelli, Lena Valeria    soylena76@hotmail.com
-Danón, Silvia                        silvia_danon@yahoo.com.ar

“El unitarismo”
-Espinosa Godoy, Diego
-Alfonsín, Juan
-Fritzler, Miguel Ángel
-Petrillo, Juan Francisco
-Vera Rondan, Camilo
-Iglesias Paiz, Francisco
-Muguruza, Mariana Belén     muguruza021@est.derecho.uba.ar

“Mariano Fragueiro un socialista en la época de Rosas”
-Woloszyn, Miguel Ángel             woloszyn715@est.derecho.uba.ar
-Besomi, Brian
-Ledesma, Florencia Ivana
-Rivero, Eugenia Sol
-Travi, Guido
-Fritzler, Miguel Ángel
-Beyer, Pablo

3/3

“El derecho laboral en la época de Rosas”
-Buzzani de Urquiza, Magdalena       magdalenaluzzani@hotmail.com
-Navarro, María Alejandra                alejandra_navarro_21@hotmail.com
-Raimundo, Marianela Sofía             marianela_raimundo@yahoo.com.ar
-Lyonnet, Mauro Román                  mauro_lyonnet@hotmail.com
-Marino Aguirre, Moisés A.            marinoaguirre@hotmail.com.ar 
-Granda Rodríguez, Armandina      armanda_gra@live.com  

“Los afroargentinos en los tiempos de la Confederación Argentina”
-Sinópoli, Natalia Elizabeth
-Rivero, Marcia
-Rodríguez, Carlos
-Alfano, Magalí              alfano835@est.derecho.uba.ar
-Amarillo Juárez, Ariel   amarillo861@est.derecho.uba.ar
-Bazzo, Melina Luciana   bazzo929@est.derecho.uba.ar
-Morici, Ana María          morici228@est.derecho.uba.ar

“Rosas y su política con los indios”
-Conde, Federico Guillermo
-Cáceres, María Florencia
-Leite, David Emanuel
-Guzzo, Silvina Laura                 guzzo559@est.derecho.uba.ar
-Matzkin, Alan Darío                 matzkin311@est.derecho.uba.ar   
-López Wilson, Enrique             lopez367@derecho.uba.ar        

4/3

“Las montoneras y la Guerra del Paraguay”
-Lorenzo, Matías Ezequiel             matiasl@outlook.com.ar
-Simón, Nadia Ailín                      simon269@est.derecho.uba.ar
-Morales de Rivera, Javier            jmoralesderivera@gmail.com
-Estrada, María Ayelén                ayi.estrada@hotmail.com
-López Sartori, India                   sartori_india@hotmail.com
-Álvarez Sendón, Sabrina   

“La economía en la época de la Confederación Argentina”
-Bellocq, Joaquín                          bellocq203@est.derecho.uba.ar
-Boglich, Victoria                         boglich306@est.derecho.uba.ar
-Bosch, Francisco                         bosch280@est.derecho.uba.ar
-Botta, Giselle                              botta516@est.derecho.uba.ar
-Cantero, Gonzalo                       cantero825@est.derecho.uba.ar
-Dal Pont, Samanta                     dalpont731@est.derecho.uba.ar
-Massini Zunino, Carolina          massini028@est.derecho.uba.ar

“El unitarismo”
-Plaza, Paula Daniela                       plaza428@est.derecho.uba.ar
-Monsalve Barbara, Mario              monsalve302@est.derecho.uba.ar
-López, Sabrina Luján                    lopezsabrina456@est.derecho.uba.ar
-Girardi, Gisela Vanesa
-Daniel Ferraro

5/3

“La mujer en los tiempos de Rosas”
-Brignardello, Alessandro           alessandrocolo12@hotmail.com
-Borda, Mariana Nuria               mnuriaborda@hotmail.com
-Acosta, Emanuel E.                  ee.acosta2000@gmail.com
-Bordoy del Olmo, Eduardo        edu.bordoy@hotmail.com
-Forrola Arzuaga, Nicolás           nicofarzuaga@gmail.com
-Sosa, Carolina 

“La enseñanza del derecho y del foro en la Confederación Argentina”
-Diakovsky, Juan Martín            diakovsky251@est.derecho.uba.ar  
-Díaz, Rodrigo Martín               diaz957@est.derecho.uba.ar
-Echevarría, María Esther        
-Esquibel, María Lucía               esquibel989@est.derecho.uba.ar
-Faerman, Tamara Melisa          faerman299@est.derecho.uba.ar
-Fahey, María Florencia            fahey381@est.derecho.uba.ar  
-Morales, Juan Pablo               morales944@est.derecho.uba.ar


POR FAVOR ENVIAR AL DOCENTE LOS CORRES ELECTRÓNICOS DE LOS ALUMNOS QUE NO FIGURAN EN LOS GRUPOS A EFECTOS DE PODER COMUNICARSE ENTRE SÍ. EN CASO DE NO USAR LOS CORREOS ESTUDIANTILES ENVÍEN LOS QUE USAN

viernes, 19 de diciembre de 2014

CRONOGRAMA CURSO VERANO 2015





Clase Introducción Obligatoria: 19/12/14

2/2     Presentación del curso.

3        Historia e historia del derecho. Objetividad del historiador. Fuentes.

4     1. Estado argentino: a. Problema de la forma de gobierno. Preexistencia de las provincias argentinas o del estado nacional.         [1° Informe del TIIC]              
          
5      Crisis del federalismo. Formación de los poderes nacionales. b. Presupuestos del federalismo moderno. Primeros sistemas federativos.   Nacimiento de la teoría federal.

6   Representación nacional de Santa Fe (1828-1829). d. Época de Rosas.   Consideraciones generales.  

9       Pacto Federal de 1831. [2° Informe del TIIC]

10       Idea de Rosas sobre la Confederación Argentina y la organización constitucional.

11       Generación de 1837.     
     
12      e. Relaciones diplomáticas con las comunidades indígenas desde 1829 a 1860. El “negocio pacífico” con los indios. [3° Informe del TIIC]                     

 13    2. Los reglamentos de administración de justicia: a. Reglamentos nacionales. Consideraciones generales.  b. Proyecto de ley de la provincia de Buenos Aires sobre la reforma judicial elevado por la Cámara de Justicia al gobierno el 12 de abril de 1833.

16        Feriado

17        Feriado


18       c. Tendencias del derecho procesal patrio. Independencia del poder judicial. Unidad de jurisdicción. [4° Informe del TIIC]

19       Jueces: 1) corriente antiletrada. Juicio por jurados. 2) durabilidad e inamovilidad.


20         d. Protección de los deudores: limitación de la prisión por deuda y del embargo. e. Restricción de la pena de muerte.             

23        3. Derecho penal: a. Características. b. Derecho penal provincial. c. Constitución Nacional. d. Pena de muerte. Legislación y doctrina hasta 1853. e. Sistema carcelario. [5° Informe del TIIC]


24    4. Organización constitucional: a. Hacia el Congreso General Constituyente.
b. Federalismo alberdiano.

25         c. Constitución de 1853. Precisiones lingüísticas de Sarmiento. d. Naturaleza de la relación de Buenos Aires con la Confederación.

26       e. Reforma constitucional de 1860. [6° Informe del TIIC]

27      Entrega de los TIIC. Exposición de los TIIC.

1/3     Exposición de los TIIC.

2        Exposición de los TIIC.

3        Exposición de los TIIC

4        Exposición de los TIIC

5        Exposición de los TIIC

6        Notas y firma de libretas.


lunes, 15 de diciembre de 2014

DEFENSA DEL REVISIONISMO

Julio Irazusta (por Hermenegildo Sabat, 1975).




Por Julio Irazusta*


El aporte del revisionismo contemporáneo –por lo menos el que iniciamos nosotros en La Nueva República en 1927- empezó como una empresa política. Advertimos los males del cuerpo político argentino, y los señalamos cuando, del presidente de la República abajo, la mayoría de la opinión autorizada creía que nuestro régimen constitucional era perfecto y el país, en plena prosperidad, podía esperar el futuro más promisor. La brillante apariencia nos sonaba a hueco. El país estaba hipotecado. Y aunque nuestras exportaciones habían crecido de año en año hasta entonces, anunciamos la crisis tremenda de la que aún no se vislumbra la solución. Al suceder el doctor Irigoyen al doctor Alvear, las cosas empeoraron. En un principio ofrecimos un cuerpo de soluciones para la mayor parte de los problemas que en los gobiernos anteriores no habían siquiera entrevisto. Agravados aquellos males en la desdichada segunda administración del caudillo radical, nos sumamos a una oposición con la cual teníamos mayores disidencias que con el partido oficialista. La parte decisiva que tuvimos en producir el cambio de 1930 nos permitía alentar la esperanza de procurar una reforma saludable e indispensable. Pero experimentamos una gran decepción.
Fue entonces cuando, por la necesidad de explicarnos el engaño sufrido, volvimos nuestras miradas al pasado. Lo que sabíamos de nuestra historia, lo aprendimos de los clásicos nacionales Alberdi, Sarmiento, Mitre, Vicente Fidel López, quienes, debido a su deficiente filosofía política y a las polémicas que los desgarraron, confundían más de lo que adoctrinaban. Entretanto, habíamos leído atentamente los clásicos mundiales de la materia: Aristóteles, Santo Tomás de Aquino, Maquiavelo, Burke, Rivarol, los redactores de El Federalista norteamericano. Con la clave que estos autores nos dieron, repasamos nuestra historia, a la vez que leíamos por primera vez la Historia de la Confederación Argentina de Adolfo Saldías. Esta obra, con su admirable exposición y sus riquísimos apéndices documentales, nos aclaró el panorama. Casi de inmediato iniciamos la reivindicación de Juan Manuel de Rosas, como el político de vocación más segura y con mayor sentido del Estado en todo el curso de nuestra historia. Que la opinión estaba desde antes madura para aceptar nuestras razones, lo prueba el hecho de que, paralelamente a nuestras actividades intelectual y política, muchos espíritus de las generaciones inmediatamente anteriores y de la nuestra habían constituido sin contactos con nosotros una Junta Pro-Repatriación de los restos de Rosas. Las dos corrientes se unieron en la fundación del Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas.
Apenas habíamos llegado a las conclusiones expuestas en un Ensayo sobre el Año XX –incluido en mis Ensayos históricos- aparecido en 1934, cuando el régimen imperante a raíz de la revolución de 1930 quedaba radiografiado en el tratado Roca-Runciman, que legalizaba la situación de hecho creada en el país desde Caseros hasta los días en que con mi hermano Rodolfo escribíamos La Argentina y el imperialismo británico, en 1935.
Entre unos y otros, los colaboradores de la revista del Instituto Juan Manuel de Rosas, los que publicamos libros políticos al cesar La Nueva República, los fundadores de FORJA, e incluso algunos radicales del Comité Nacional, iniciamos una revisión de la historia, la economía y las instituciones nacionales, como no se lo había intentado desde la tenaz propaganda de los emigrados vencedores de Rosas. Los frutos de esa actividad intelectual fueron: el Catilina –su más alto exponente- de Ernesto Palacio, la Historia de los ferrocarriles argentinos y Política británica en el Río de la Plata de Scalabrini Ortiz, La Unidad Nacional de Font Ezcurra, El Nacionalismo de Rosasde Roberto de Laferrére, Acerca de una política nacional de Ramón Doll y creo no ser en exceso jactancioso al decir que también nuestros libros, junto con los innumerables trabajos de Tomás Casares, Julio Meinville, Leonardo Castellani, César Pico, los Ibarguren, Ricardo Curutchet, Armando Cascella, Pedro Juan Vignale, Jaime Gálvez y tantísimos amigos, algunos desaparecidos y otros felizmente aún activos –que no tengo espacio para recordar-, produjimos un corpus documental que ha transformado el pensamiento de la nación. Ya desde 1940 los partidos políticos y aun los gobiernos debieron ir reproduciendo en sus programas el conjunto de apreciaciones sobre el pasado y la actualidad nacionales que habíamos expuesto en un sistema históricopolítico, el más completo que se ha organizado en el país. Aunque fuera para desvirtuar las mejores ideas y los mejores propósitos.
El revisionismo puede estar orgulloso de su obra en el orden del pensamiento, si bien no ocurre lo mismo en el de la acción. Sus ideas no se tradujeron en el mejoramiento de las cosas nacionales. La crisis que anunció cuando el país parecía a cubierto de todo riesgo, se ha agravado. Pero las soluciones propuestas por su ala política (el nacionalismo en sus exponentes más juiciosos y menos sistemáticos) están al alcance de quienes se propongan aplicarla. No son recetas infalibles. No las hay. Como lo dijo uno de los grandes argentinos de pensamiento más hondo, Indalecio Gómez, cuando le preguntaron si su reforma electoral era una panacea, negándolo con estas admirables palabras: “Toda decisión política es una opción entre dificultades”. Sencillamente. Porque como la actividad práctica consiste en crear el futuro, y éste no es susceptible de conocimiento científicamente cierto, no hay fórmulas seguras para acertar. El hombre de acción que no tiene intuición del porvenir inmediato, ni imaginación de lo hacedero en el momento que se decide, ni voluntad de hacer el bien, no acertará jamás por más ciencia o técnica que crea tener.
Si el país insiste en atenerse a la prédica de los seudoprofetas nacionales, vencedores de Rosas y promotores de la organización nacional, a salvarse con las proposiciones del pensamiento nacional, seguirá en el atolladero que aquéllos crearon.
Por lo que se refiere a la figura de Rosas, en torno  a la cual se centró el revisionismo contemporáneo en sus comienzos, éste deberá proseguir el debate. Pues las malas causas no se resignan a morir. No puedo sintetizar conclusiones expuestas, al margen de varios volúmenes de documentos, en otros tantos de reflexiones sobre los mismos. Únicamente aduciré, para terminar, los argumentos más probantes en su favor: se mantuvo firme durante 17 años en el potro que desmontó a todos los héroes de la emancipación; tuvo desde muy joven (1823) sentido de lo que convenía a los intereses nacionales en materia diplomática; secundó la acción de Estanislao López en su propósito de dar el apoyo que pedía la delegación del Cabildo de Montevideo para expulsar a los usurpadores portugueses de la Banda Oriental; contribuyó a la expedición de los 33 Orientales; resistió la intromisión francesa en el Plata; aceptó el mayor desafío hecho al país por la intervención anglo-francesa conjunta –desafío no resistido con éxito en ningún país del mundo- y con motivo de tales acontecimientos reconoció a Oribe como presidente legal del Uruguay y lo auxilió con una fuerza y una generosidad sin ejemplo, en casos similares. Fue el único estadista argentino que tuvo diez mil hombres armados, durante diez años, en la frontera oriental, para amparar al Uruguay y a nuestro país de las amenazas portuguesas y extracontinentales. Y si en medio de los interminables años de guerra no tuvo tiempo, según lo decía en sus mensajes, hizo el mayor desarrollo ganadero conocido, aumentando la exportación de lanas de tres mil libras de peso a tres millones en quince años, y manejó las finanzas con tal vigor que si las agresiones resistidas por él lo obligaron a un emisionismo forzoso, en cuanto logró la paz, enjugó en lo que pudo las emisiones que la legislatura le permitió durante los conflictos y regularizó la moneda como ningún gobierno contemporáneo.


La Opinión, Buenos Aires, 29 de junio de 1977, en Irazusta, Julio, De la epopeya emancipadora a la pequeña Argentina, Buenos Aires, Dictio, 1979, pp. 211-214.

sábado, 13 de diciembre de 2014

QUIROGA, UN ARGENTINO ÍNTEGRO. SU MUERTE PRIVÓ AL PAÍS DE UN LEAL DEFENSOR DE LA PATRIA*

Facundo Quiroga.



1834

La Confederación Argentina vive una calma cargada de presagios. La mayoría de las provincias se hallan gobernadas por mandatarios de inspiración federal y la guerra civil ha dejado de segar vidas argentinas. En alguna, sin embargo, se han producidos conatos revolucionarios por rivalidades locales y la deposición de tal o cual gobernador poco avisado, sin pasar a mayores complicaciones. El incendio bélico quedó apagado con la prisión del general Paz y la derrota de Lamadrid en Tucumán, vencido en el campo de “La Ciudadela” por Quiroga, en 1831.
En Buenos Aires, luego de la terminación del mandato de su primer gobierno, el general Juan Manuel de Rosas se ha internado en las soledades del desierto, empujando al indio hacia los confines del Sur y rescatando miles de leguas para el cristiano. En el timón del primer Estado argentino ha quedado el general Balcarce, al que la Revolución de los Restauradores hecho cesar en el mando, acusado de no seguir la política de Rosas, al negarle a éste los auxilios para la expedición al desierto y dando participación en los negocios públicos a los unitarios y “lomos negros” (o federales cismáticos enemigos del Restaurador). Los federales “apostólicos” o rosistas han colocado en el  gobierno al general Viamonte, quien deberá renunciar también, a mediados de ese año de 1834, hostilizado por los elementos federales netos” que no desean ver en el gobierno sino a don Juan Manuel. Diversos acontecimientos preceden a esa renuncia. Ya en noviembre del año anterior había causado sensación e intranquilidad una carta del ministro argentino en Londres, Manuel Moreno, dirigida al ministro de Relaciones Exteriores de la Confederación en la que denunciaba un plan convenido entre los exilados de Montevideo, Chile y Bolivia para perturbar la armonía de los jefes federales tratando de hacerlos pelear uno contra otros y después eliminar a los más conspicuos, utilizando para esos fines a los unitarios residentes en la Confederación y a los federales antirrosistas. Manifestaba en la misma carta que también se había concertado un plan de “monarquización” de las antiguas posesiones españolas, en base al coronamiento de testas vacantes de la realeza europea, todo lo cual lo daba “por conocimientos muy auténticos e indudables”, agregando que “en fe de sus efectos (el plan) va Rivadavia a partir de este mes”
En abril de 1834 llega don Bernardino y el gobernador Viamonte no tiene más remedio que comunicarle, oficialmente, que debe abandonar el país, presionado por los dirigentes federales y la desconfianza de las clases populares. Jaqueado por la insatisfacción del pueblo, los prohombres del Partido Federal y los militares prorrosistas, Viamonte, accediendo al reclamo general, presenta su renuncia, que le es aceptada el 30 de junio de 1834 por la Legislatura. Esta nombra al general Rosas, que se aproxima a marchas forzadas desde la inmensidad pampeana. Don Juan Manuel rechaza por cuatro veces el cargo, actitud imitada por todos los nombrados tras él (entre ellos los dos Anchorena, el general Pacheco y Terrero) debiendo entonces designarse gobernador provisorio al presidente de la Legislatura, don Manuel Vicente de Maza, quien asume el 1° de octubre del mismo año en medio de la tensión reinante y de las amenazantes perspectivas que subyacen bajo la aparente calma.

Los Conjurados

El gobernador Maza se estrena con un problema de la mayor importancia. Apenas instalado en el poder, llega la noticia del conflicto estallado entre las provincias de Salta y Tucumán o entre sus gobiernos que se acusan mutuamente de alentar cada uno en su provincia, intentos de la fracción unitaria que ambos protegían, contra el otro, para derribarlo del poder. Cuando la noticia cunde en Buenos Aires, se afirma que los dos han salido a campaña al frente de sus respectivos ejércitos, para combatirse.
El gobierno bonaerense solo encuentra un medio para detener la efusión de sangre y es mandar un mediador de prestigio y autoridad, para que evite la lucha armada y reconcilie a los gobernantes Heredia y Latorre. Pero, ¿a quién?
Desde diciembre del año anterior (1833)  se halla en la ciudad porteña el general Juan Facundo Quiroga, que ha venido a devolver el Regimiento Auxiliares de los Andes, perteneciente a la provincia de Buenos Aires y que le fuera facilitado por su gobierno para combatir a los unitarios. Al parecer está resuelto a fijar su residencia allí, ocupado en la “educación de sus hijos y administración de sus bienes”. Hace vida social y de relaciones políticas, frecuentando los salones más afamados de la época y alternando con los altos personajes del Partido Federal. A él ofrece el gobierno la delicada comisión. Antes de aceptarla, recaba la opinión de Rosas, que se encuentra en su estancia El Pino, a tres leguas de la ciudad. Rosas se muestra muy de acuerdo con ese temperamento y aconseja una reunión previa para cambiar ideas y acordar el camino a seguir para pacificar el norte, convulsionado por la rivalidad de los dos gobernadores. La conferencia tiene lugar en la quinta de Terrero, en San José de Flores. Se aprueban las “instrucciones” redactadas por el gobierno, a las que se deberá ajustar el comisionado, siendo los puntos más importantes la suspensión de las hostilidades y la firma de un acuerdo de paz entre los beligerantes.
Resuelto el viaje del caudillo riojano, se cursan los informes a los restantes gobiernos de la Confederación, avisando al mismo tiempo que se tengan preparados los elementos necesarios para facilitar la marcha del comisionado, al que precederá en el camino un chasque, con la finalidad de avisar su arribo a las postas y procurar su atención. Iría por Córdoba.
En la provincia mediterránea se han repartido los puestos de mando los hermanos Reinafé, hombres de la hechura del poderoso “Patriarca de la Federación”, el gobernador de Santa Fe, general Estanislao López, que con Rosas y Quiroga forman la trilogía del poder supremo de la República. Los ha colocado allí luego de la caída del general Paz y por medio de ellos controla la situación cordobesa (o cree que la controla). Los Reinafé son hombres mediocres y muy ambiciosos. Parece que la codicia los ha llevado a beneficiarse con el producto de los malones indios, a los que pasan aviso de la oportunidad para malonear impunes. Y el jefe de la División del Centro, general Ruiz Huidobro, ha apartado de la misma al coronel Francisco Reinafé, achacando a su indiferencia el fracaso de la persecución al indio Yanquetruz. Por ello, tal vez, tolera la intervención de sus oficiales en la fracasada revuelta de Del Castillo contra los Reinafé, por la que es juzgado y absuelto en Buenos Aires. A José Vicente le escribe Quiroga: “¿Cómo es que ustedes han avisado a Yanquetruz?”
Los Reinafé no le perdonan a Quiroga su presunta ingerencia en la intentona fallida de derrocarlos. Saben que éste los tiene vigilados, cercados por sus adictos cordobeses, y que no oculta su desagrado por verlos en el poder provincial. Creen que hará todo lo posible para sacarlos. Recostados en el general López, les parece fácil satisfacer sus intenciones de librarse de Quiroga en la primera ocasión, la que se presenta inesperadamente con el anuncio de su paso por Córdoba hacia el Norte. ¿Están complotados con los unitarios en el “Gran Plan” de agitación? No se sabe, pero lo cierto es que preparan la muerte del “Tigre”  en el viaje de ida. Convencer, a medias, a un empleado del ministro de gobierno de la provincia, Rafael Cabanillas, para que lo espere en el Monte de San Pedro y lo asesine, con una partida que le facili­tarán el comandante de Tulumba, Guillermo Reinafé y Santos Pérez. Pero el intento fracasa, parte por la indecisión de Cabanillas, ahogado por la conciencia del crimen a cometer, parte por la inusitada rapidez de Facundo, que no da tiempo a los preparativos. Pero están resueltos a todo y disponen su fin para cuando regrese.

La Barranca de las Cruces


Parece que el "Tigre" ha recibido aviso, por varios conductos, de que algo se trama contra él que debe cuidarse celosamente durante el viaje. Cuando Rosas le ofrece la escolta, la rechaza. ¡No ha nacido el hombre que atente contra el "Tigre de los Llanos"!  Y parte, el 19 de diciembre de 1834, a cumplir la co­misión de paz encomendada. Va con su secretario. José Santos Ortiz. Delante sale, con algunas horas de diferencia, el correo encargado de avisar su pa­sada. Rosas lo acompaña hasta San Antonio de Areco y se despide de él en la hacienda de Figueroa, desde donde le remitirá la famosa carta sobre la organiza­ción constitucional del país.
Quiroga hace imprimir un tren veloz de marcha a la galera. El vehículo atraviesa como una exhalación la distancia que lo separa de Córdoba, donde hará la primera parada importante. Cuando los Rei­nafé lo hacían a varias leguas de la ciudad y ultima­ban los  detalles para la tentativa del Monte de San Pedro, los sorprende la entrada del "Tigre" en Cór­doba, a las 9 de la noche del 24 de diciembre. Es Nochebuena y los habitantes de la "docta" llenan las calles con su bullicio y alegría. Quiroga deja la pos­ta por unos momentos y pasea entre la multitud. Cuando regresa a ella se encuentra con que lo han ido a saludar y ofrecer hospitalidad, Francisco y José Antonio Reinafé. Quiroga le agradece fría y cortésmente, diciendo que lo único que necesita son caballos.
A "mata caballos" prosigue el viaje y entra en Santiago del Estero el 3 de enero de 1835. Antes, mientras esperaba que compusieran la galera rota al cruzar el río en Pitambalá, se ha enterado del triste desenlace de la contienda entre Tucumán y Salta, concluida con la prisión y muerte del gobernador Latorre a manos de los jujeños separatistas. En San­tiago lleva a feliz término la segunda parte de su comisión, consiguiendo lenidad para los vencidos, pronunciamiento unánime por la integridad territo­rial argentina y firma de un tratado de paz perma­nente entre las provincias del Norte.
Cuando va a partir, el gobernador Ibarra le ofrece una escolta. Le dice que ha recibido aviso de que atentarán contra su vida y que él mismo puede elegir­ los integrantes de la escolta. Nuevamente Qui­roga rechaza el ofrecimiento. Es criollo, hombre va­liente, sin miedo, y no la necesita. Y parte el 13 de febrero con el doctor Santos Ortiz, el correo Marín y su fiel asistente. Este gesto fiero de Facundo ante el amago de la muerte y su decisión de enfrentarla sólo con su prestigio y coraje, impresionará el alma popular y quedará grabado en el cancionero nativo:

"¡A Córdoba!", pega el grito,
                         y los postillones tiran,
                        resuenan los latigazos
                         y los caballos se estiran.

Corre la galera de Facundo por los caminos polvo­rientos. Devora leguas al acucio incesante del posti­llón. Y los caballos cortan el aire enfebrecidos de velocidad, acercando a cada empuje de sus patas la hora de la muerte.
En una parada del camino, alguien se acerca al doctor Ortiz para prevenirle que se trama el asesi­nato. Todo es inútil. La galera sigue por los montes santiagueños. En Inti-Huasi, departamento Tulum­ba,  en Córdoba, que comanda José Antonio Reinafé, pasan la noche. Duerme Quiroga apaciblemente, pero no así el doctor Ortiz, presa del miedo, porque el maestro de postas le ha ratificado que es cierto que los Reinafé asaltarán la galera. A la mañana siguiente la galera retorna al camino. Quiroga ha contestado a los temores del doctor Ortiz diciendo: "A un grito mío, esa partida se pondrá a mis órdenes".
  Pasan por Macha y se incorpora a la comitiva el correo José María Luejes. Luego por la posta de Sinsacate y enderezan hacia Barranca Yaco. El monte es allí más espeso. En un claro los detiene la partida, a la voz de "¡Alto!". Rápidamente son rodeados por los asaltantes. Quiroga se asoma y al tiempo que descarga su pistola sobre el hombre que está más cerca, ordena: “¿Quién manda esta partida?". Sólo le contesta el plomo homicida de Santos Pérez, los acompañantes de Facundo son llevados al monte y degollados. Entre ellos hay un niño de 12 años que llora aterrado. Uno de los soldados de Santos Pérez le pide que no lo mate, que él garantiza su silencio. "No puedo, tengo orden de mis superiores de matar a todos", contesta el capitán. Insiste el soldado y re­cibe un balazo en el estómago y otro en el costillar. Degüellan a los caballos y se marchan. En Los Ti­mones, Santos Pérez disuelve la partida. Por la noche llueve y los cadáveres quedan semicubiertos por barro. El teniente Figueroa lleva la noticia del  crimen al comandante Reinafé, en Tulumba.                                                                                                                         

Largo proceso e interrogante en pie
                                                                             
El suceso causa pavor y sobrecoge a todo el país. Desde el primer momento se sabe quiénes son los culpables materiales del hecho. Pero los Reinafé, en su ignorancia, en su falta de inteligencia, hacen demasiada ostentación de su condena del crimen y mucho aspaviento en la indagación que ordenan, para terminar no hallando a los verdaderos culpables. Arman todo un escenario de justificación, pero de nada les servirá. En abril de ese año asume el poder don Juan Manuel de Rosas y su mano dura caerá sobre los asesinos con rigor implacable.
Escribe a López y éste se pone a su disposición: él no ampara a criminales. Rosas afirma que es un hecho de interés nacional y hace que los gobiernos de todo el país le confieran el juzgamiento de los Reinafé, ejecutores, cómplices y amparadores en el crimen. Pronto son habidos los acusados. José Vi­cente, Guillermo, José Antonio Reinafé y Santos Pé­rez, con algunos de los matadores y encubridores en­tran, a fines de 1835, engrillados, en Buenos Aires. El proceso es fatigoso y largo. Durante dos años se llenan folios y más folios. Los reos son defendidos por notables jurisconsultos de la época: Gamboa, Vélez, de la Cárcova, Marín, se mueven con entera libertad. A Gamboa lo sanciona pintorescamente Rosas por haber querido publicar aisladamente el alegato de la defensa, sin la acusación. Pero el in­cidente no pasa de ahí. Los procesados tienen las garantías ordinarias.
¿Quién o quiénes están detrás del crimen? ¿Rosas, López, su secretario Cullen, los unitarios? A nadie acusan los Reinafé. ¿Hubo coacción, faltó libertad? ¿Se quejaron los reos? No, nunca. ¿Los defensores? Tampoco. ¿Lo hicieron después de la caída de Rosas? No, jamás. Y Francisco Reinafé, el único que ha logrado escapar y anda libre, con los unitarios, por el Uruguay, ¿por qué no habla, por qué no escribe o dice algo para salvar a sus hermanos? Ni una pala­bra hasta el día de su muerte. Hay algo, empero, que se consigna en el expediente a fojas 308. Es la declaración de Santos Pérez, prestada ante el juez, doctor Maza. Dice que la primera vez que Francisco Reinafé le habló para cometer el asesinato, rehusó, pero que después aquél le dijo que "era en combinación con Rosas y López" y entonces se resolvió. Pero no porque le constara a él, sino porque se lo dijeron.
Pronunciada la sentencia y negada la apelación, los reos son ejecutados solemnemente el 25 de mayo de 1837.
Es notable este caso, tal vez como ninguno de sus similares. Hay en él todos los elementos de juicio. Culpables, pruebas, testigos, reconocimientos, careos y declaraciones, incluido en un voluminoso, metódico y detallista hasta el fastidio proceso escrito y autenticado. Y con todo nunca se pudo saber de donde viene la instigación, cuál fue la mano oculta que produjo la tragedia de Barranca Yaco. Rosas le acha­có la inspiración a Cullen, el "intrigante canario", se­cretario de López; años después, muerto el goberna­dor de Santa Fe, lo fusilará en la Posta de Vergara, al conseguir su entrega por Ibarra. Algunos historia­dores han culpado a Rosas, pero serenamente consi­derada, la cosa no tiene asidero. A él le convenía menos que a nadie la muerte de Quiroga porque éste era la garantía de la Federación en el Norte y en Cuyo. Como quiera que sea, el misterio del poder oculto que posibilitó el crimen es un completo enigma.
Y aún hoy los, habitantes de la comarca, se niegan a pasar de noche por la barranca de la tragedia. Afirman que el "Tigre de los Llanos" se pasea ca­balgando en su moro invencible, en las sombras noc­turnas, mientras se escucha el llanto aterrado de un niño en la espesura del monte.


* Revisión n° 13-14, Buenos Aires, Enero-Febrero de 1965.

viernes, 12 de diciembre de 2014

LA REVOLUCION CONSERVADORA DEL NOVENTA


Leandro N. Alem.



Por Juan Pablo Oliver *

Se ha cumplido un nuevo aniversario de la Revolución de Julio de 1890. Fue vencida, pero la crisis económica, junto con la po­lítica, provocó la renuncia del presidente Juárez Celman y la asun­ción del mando por el vice, Carlos Pellegrini.
Todavía viven personas que la han presenciado, lo cual no obsta para que ideólogos y publicistas, acomoden al servicio de su oportunismo político el significado sociológico de aquel movimiento, desvirtuando la realidad de los hechos históricos.
Si se les preguntara, por ejemplo: "Qué significado político y social tuvo el 90?”, posiblemente contestarían: "Fue una revolución liberal progresistas de las nuevas fuerzas populares y europeas que surgían en el país, contra la antigua oligarquía conservadora". Y quizá alguno agregue, con primaria dialéctica marxista: "Fue la protesta, embrionaria y aún confusa, de las masas desposeídas, contra el régimen económico-feudal imperante".
El Noventa fue todo lo contrario. Fue un movimiento concep­tualmente conservador –sin pueblo masa– provocado por las altas clases tradicionales porteñas contra el gobierno liberal, progre­sistas y de hombres nuevos, que representaba Juárez Celman. En términos actuales, cabría tildar aquel movimiento, sin exageración, de reaccionario o cavernícola.

El Gobierno de Juárez Celman: Una Fiebre de Grandezas

Diez años antes, en 1880, el interior había triunfado, una vez más, en el campo de batalla, sobre la oligarquía pastoril porteña. La Provincia fue decapitada y su capital entregada a la Nación junto con el nuevo Presidente general Julio A. Roca, tucumano de Córdoba. Su gobierno coincidió con un excepcional período de acrecentamiento económico, intensificado durante el gobierno del cordobés Juárez Celman 1886-1890. El país se transformó: de la noche a la mañana se levantaron ciudades como La Plata; se construyeron enormes puertos; diques famosos en su época, como el San Roque; la "Gran Aldea" se convirtió en Metrópoli; se adquirieron escuadras enteras y se creó un ejército moderno. Todo fue hecho a lo grande. De una economía puramente pas­toril nos convertimos en el granero del mundo y comenzamos una industrialización fabril que entonces auguraba un desenvolvimiento extraordinario.
De 1886 a 1889, se pasó de 400.000 hectáreas cultivadas a 3 millones, vale decir, que sólo en tres años la producción agrícola se elevó en un 750 %. El comercio exterior se duplicó e igual sucedió con la construcción de vías férreas. Se comprendieron empresas millonarias de las más variadas finalidades, que aún hoy estimaríamos inconcebible: alambres carriles mineros en Chilecito, extracción de hulla y elaboración de kerosene en Mendoza, costosísimas maquinarias e instalaciones para explotar el oro del Neuquén, recién conquistado al indio... En 1889 arribaron 300 mil nuevos inmigrantes, cantidad que sobrepasaba las alcanzadas por Norteamérica. El potencial del Banco de la Provincia asom­braba al mundo. El país contaba con crédito y con una moneda fuerte: por un peso papel se obtenía casi un equivalente legal de 1.6129 gramos de oro, lo cual aseguraba la baratura del con­sumo, mientras los salarios resultaban altos debido a la creciente demanda de mano de obra: así se explica aquella inmensa inmi­gración espontánea e inversión de capitales europeos, seguras ambas de obtener buenas redituaciones. Porque la República no contaba, a la verdad –salvo la naturaleza–, con los factores esenciales de una producción amplia; fue Europa quien suministraba el trabajo, el capital y el espíritu de empresa.
Todas aquellas fueron realidades tangibles, pero después muchas se derrumbaron. Si hubieran conseguido perpetuarse y, además, terminado las que estaban en vías de comenzar en 1889 –canales interprovinciales, compañías nacionales de navegación, 47 nuevas empresas de colonización y distribución de tierras, 38 mil nuevos kilómetros de vías férreas (300 % de las entonces existentes), trenes subterráneos para Buenos Aires, cuando apenas París los tenía proyectados, fábricas de locomotivas y máquinas agrícolas, etc. – ­es indudable que se hubiera cumplido la esperanza de sobrepasar en pocos años a los americanos del Norte, que abrigaba aquella generación eufórica y convencida del progreso vertiginoso e indefinido.
De ahí, quizá, aquella altanera actitud de "América para la Humanidad"… y no para los "americanos" (sic), lanzada como un reto al canciller estadounidense por el delegado y ministro de Relaciones argentino, Roque Sáenz Peña, en el Congreso Inter­nacional celebrado en Wáshington en 1889.
No era desde luego el gobierno quien producía todo aquel progreso material, pero supo correrle a la par con una política adecuada: ordenamiento y respeto jurídico; cumplimiento estricto de las obligaciones financieras; Tribunales de Justicia; garantía a los capitales invertidos; amplias posibilidades de ahorro a los tra­bajadores... Se cuidaba, en suma, a la gallina de los huevos de oro. Y ese liberalismo económico emparejó un extremo libe­ralismo espiritual, en su afán de conformar urgentemente la men­talidad y hábitos de la población a la transformación positivista de la República: proliferación de escuelas normales y mercantiles; enseñanza laica; expulsión violenta del Nuncio Papal y de los profesores católicos de la Universidad, en primer término a José Manuel Estrada; Registro Civil; matrimonio civil...
Las protestas de los católicos y de algunos espíritus cautos, recelosos de tanta euforia, caían en el vacío; nadie –ni pueblo, ni gobierno, ni pobres ni ricos– hacía caso de los "retardatarios".
Cualquiera sea nuestra filosofía o convicción íntima al respecto, los hechos, imposibles de tergiversar, demuestran que el período presidencial de Juárez Celman fue el más liberal y de mayor progreso económico que gozó la República en todo el curso de su historia, pese a errores y defectos, que los tuvo y muy graves.

La crisis


Se acercaba la renovación presidencial y el "Unicato" de Juárez Celman tenía asegurada la elección del sucesor, pues contaba con todas las situaciones provinciales (excepto Buenos Aires) y con holgada mayoría parlamentaria. También estaba a su favor lo que se denomina genéricamente "la opinión" o sentir dominante del país en un momento dado: los nuevos ricos y nuevos argentinos, los industriales y los inmigrantes, los masones, garibaldinos y fuerzas armadas, los situacionistas y hasta muchos opositores a quienes resultaba más fácil entenderse con Juárez que entre ellos mismos.
Saldría así ungido su candidato, el joven Ramón J. Cárcano, talentoso hijo de un inmigrante lombardo radicado en Córdoba. En cuanto al pueblo criollo humilde, no hacía mayor cuenta electoral y no había motivo para que prefiriera cualquier otro antes que a Juárez o a Cárcano. Pero, a fines de 1889, se revelaron sín­tomas de crisis. Dificultades producidas en los mercados finan­cieros europeos, unidas a causas intrínsecas argentinas, provocaron el retractamiento del capital inmigratorio y del capital monetario y luego su repatriación. Hacía falta tiempo –o tino–, especial­mente respecto del dinero, para aferrarlo y consubstanciarlo al país como capital productor propio; así dejó de funcionar el "deux ex máchina" propulsor de aquel progreso.
El gobierno trató de hacer frente a la situación con algunas medidas que solo le acarrearon la oposición de muchos que hasta entonces habían aplaudido y lucrado, y ahora temían perder lo adquirido. La crisis siguió su curso y se acentuaron las quiebras, la intranquilidad bancaria y la desvalorización del peso, con el consiguiente encarecimiento de la vida.

La Unión Cívica
Fue en tales circunstancias que la oposición comenzó a organi­zarse en una agrupación denominada UNION CIVICA DE LA JU­VENTUD cuyos promotores e integrantes eran "miembros todos, de las principales familias de Buenos Aires y Provincias que si­guen sus estudios en esta ciudad", según explica la obra "Origen, organización y tendencias de la Unión Cívica", editada en 1890 por ellos mismos y que constituye la mejor fuente y fundamento de lo que se expone a continuación. Agrega que esos apellidos tradicionales, y por serios, fueron objeto de befa por los perió­dicos oficialistas, "Sud América", cuyos elementos –"unos chus­mas de malos antecedentes"– perturbaron, además, el acto público organizados por aquellos distinguidos jóvenes el 15 de Diciembre de 1889. Releyendo aquella nómina juvenil opositora, resulta in­dudable que pertenecía al más puro patriciado, a la clase superior o "elite" tradicional dirigente, pero cuyo patriotismo y desinterés era impropio de ser puesto en solfa.
Esos jóvenes fueron vinculados por los líderes católicos José Manuel Estrada y Goyena con hombres de mayor envergadura política, y surgió así la Unión Cívica, cuya dirección fue ofrecida al General Mitre, que no la aceptó. Entonces se constituyó un Comité Ejecutivo integrado por Leandro N. Alem, como Presidente; Bonifacio Lastra y Mariano Demaría, vicepresidente, y Manuel A. Ocampo, tesorero, todos porteños de cerrada mentalidad conser­vadora, denominaciones partidistas actuales aparte.
La simple lectura de los discursos, manifiestos, programas y crónicas periodísticas de ese movimiento, transcriptas en el vo­lumen citado, demuestran la ausencia total, absoluta, de cualquier preocupación social o inquietud por el mejoramiento de la clase trabajadora o masa humilde criolla, o por cualquier reforma de tipo económico o institucional. Las críticas de carácter económico se limitaron a lamentar el descrédito en que había caído el país ante los capitalistas europeos y perjuicios que acarrearían a las fortunas privadas los despilfarros y desaciertos financieros del gobierno. No existió, tampoco, el menos programa constructivo.
Los ataques de la oposición se limitaron a una violenta crítica contra el "unicato" electoral y corrupción administrativa de "esa animosa oligarquía de advenedizos que ha deshonrado ante pro­pios y extraños las instituciones de la República", según lo expresa el manifiesto revolucionario. Alem los apostrofaba: "Se ríen (los juariztas) de los derechos políticos, de las elevadas doctrinas, de los grandes ideales, befan a los líricos, a los retardatarios que vienen con sus disidencias de opinión a entorpecer el progreso del país". Navarro Viola les espeta: "Su Dios es el vientre".
            El gobierno mantuvo la más completa libertad de expresión y solo contaba con dos periódicos favorables, sobre 34 que apa­recían en la capital. Juárez Celman nunca se dignó contestar tales imputaciones, y es sabido que a su muerte no dejó mayores bienes y sus hijos vivieron de su trabajo. Esta salvedad no obsta para que fuera cierta la existencia de un clima de especulación y corruptela, incluso en las esferas gubernativas, fenómeno inseparable, en cualquier tiempo o país, de los períodos de enri­quecimiento y de transformación social.
Aquél epíteto de "advenedizos", o sea de aventureros oscuros y foráneos sin mérito ni títulos, resultaba injusto aplicado a Juárez, quien contó entre sus colaboradores y partidarios con figuras bri­llantes e intelectuales de nota, pero resulta evidente que por parte de la oposición, la insistencia en ese calificativo traducía un pre­juicio de clase. Se prodigó especialmente a Cárcano: “jovenzuelo advenedizo levantado de la nada... rodeado de una ralea de advenedizos ensoberbecidos”.
El poeta Carlos M. del Castillo satirizaba el origen y preocupa­ciones industriales de los hombres del gobierno:
                                   Que la gente que actúa en el tablero
                                   O salió de una gran carpintería
                                   O es oriunda de algún aserradero
                                   Y así como nosotros
                                   Somos gente de hueso y de levita
                                   Ellos también, los otros,
                                   Son gente de madera y de piolita.

Y todos suspirando por una revancha porteña del 80, clamaban contra "la irrupción del cordobesismo avaro".
Por otra parte, la crisis, el malestar, trajo un sentimiento de fastidio contra los extranjeros que habían embarcado al país en proyectos y deudas, cortando luego sus provisiones al surgir las dificultades; por reacción, apareció en la prensa y literatura opo­sitora un espíritu xenófobo, de exaltado "chauvinismo" con múl­tiples brotes antisemitas y una nostalgia por volver al pasado, más pobre, pero económicamente más seguro.

La Revolución

La revolución se gestó en el estudio del doctor Del Valle, del que formaban parte los doctores Alem y Demaría; estos, con los doctores Miguel Goyena, Juan José Romero y Lucio V. López, constituyeron la Junta Organizadora de la Revolución, que debía ser esencialmente militar. Consiguieron la adhesión de dos coro­neles con mando de tropa, varios oficiales de menor graduación y algunos jefes en disponibilidad: en total, contaron con la adhe­sión de la mayoría de la Armada y con mil hombres de tropa, sobre seis mil que constituía la guarnición, aparte de la policía.

L o s   F o n d o s

Los fondos necesarios, relativamente cuantiosos, fueron arbitra­dos por el tesorero de la Unión Cívica, don Manuel A. Campos, ex-presidente del Banco de la Provincia, quien obtuvo los prin­cipales aportes –además del suyo propio– de su cuñado, el ban­quero Heimendhal, (no así de su otro cuñado, Otto Bemberg) y de su padre, ex candidato derrotado a la presidencia como rival de Juárez Celman del banquero Ernesto Tornquist, en cuya casa se efectuaron varias reuniones al efecto: y de los señores Juan J. Romero, Leonardo Pereyra, Félix de Alzaga y Torcuato T. de Alvear; el doctor Carlos Zuberbühler aportó el resultado de una colecta que tomó a su cargo, y el doctor Miguel Goyena, el de un aporte innominado, que irónicamente se apuntó como el del "señor Juan", quizás por las iniciales.
El manifiesto revolucionario, redactado por el doctor Lucio V. López, declaraba que el gobierno que asumiría el Poder lo haría en forma transitoria y breve, al solo efecto de presidir la elección presidencial, de la que estarían excluidos sus miembros; quedó constituido así:
Presidente, doctor Leandro N. Alem, Vicepresidente, doctor Ma­riano Demara, Relaciones Exteriores, doctor Bonifacio Lastra, Interior, señor Juan E. Torrent. Hacienda, doctor Juan José Romero. Guerra, general Joaquín Viejobueno. Justicia, doctor Miguel Goyena.
Los planes para el futuro de la mayoría de los gestores de la revolución era propiciar la candidatura presidencial del doctor Aristóbulo del Valle, alma del movimiento, quien posiblemente por ello no integró el gobierno revolucionario. En caso de que su calidad de porteño ofreciera oposición en el interior, propug­narían la del senador Manuel D. Pízarro, Jefe del Partido Católico de Santa Fe y Córdoba, pese a su oposición a la acción revolu­cionaria, pero antítesis de su paisano Juárez Celman.

E l   2 6    d e    J u l i o

El 26 de Julio a la madrugada, se efectuó, exactamente, la concentración de fuerzas en el Parque de Artillería, actual Plaza Lavalle. Allí tomó la dirección militar el general Manuel J. Cam­pos, quien en lugar de obrar rápidamente por sorpresa, tomando los objetivos tácticos previstos, permaneció inactivo, esperando, quizá, el pronunciamiento favorable del gobernador de Buenos Aires, Máximo Paz, que no lo hizo.
Se cuenta que, instado el general Campos a la acción por los doctores Demaría y L. V. López, contestó: "Ustedes son abogados y no les gustaría que un cliente les indicara el modo de dirigir un pleito: yo tengo la responsabilidad de este pleito; déjenme proceder". Lo dejaron, y el resultado fue que el vicepresidente, el "gringo" Pellegrini, abogado, montado en un petizo de carro lechero tomó el mando de las fuerzas del gobierno y sitió a los revolucionarios, a efecto de dar tiempo a que otro, "gringo", el general Levalle, ministro de Guerra, concentrase para el ataque a los regimientos fieles. Entre los revolucionarios cundió el des­concierto, y el coronel Mariano Espina, conocido por su crueldad con los indios, terminó por desacatar a la Junta, amenazando con fusilar al doctor Alem y apoderarse de la Casa de Gobierno por cuenta propia. Afortunadamente la tropa, que no sabía por qué ni por quien combatía, no le secundó.
La revolución fue sofocada, pero el malestar económico fue acentuándose y provocó al mes siguiente la renuncia del presi­dente Juárez Celman, coyuntura que, por cierto, no aventó la crisis.
Aquel mismo año, el doctor F. Barroetaveña, actor de la revo­lución, sintetizó su juicio sobre ella: "Sí, es triste, pero debemos confesarlo: el pueblo se alzó contra el gobierno del doctor Juárez Celman alistándose bajo la bandera reaccionaria de la Unión Cí­vica, menos por amor a la libertad, que por salvar sus intereses económicos, menos por defender sus derechos que por conser­var sus propiedades".



* Revisión n° 18, Buenos Aires, Septiembre de 1965.